Lenguaje

Clasicas expresiones españolas con un origen sorprendente

Montar un pollo, a palo seco...

Clasicas expresiones españolas con un origen sorprendente
Ciencia, educación, saber, cultura, lenguaje. PD

El origen de las expresiones más coloquiales en español puede remontarse a varios siglos atrás. A veces, no tiene nada que ver con lo que decimos y otras, simplemente, es un chascarrillo, según recoge Marc Sala en ElEspañol.

Montar un pollo

Esta expresión que significa «hacer una escena» se basa en el origen de la palabra poyo. En latín quiere decir podium y era el lugar al cual se subían los oradores para dar charlas. Como en la escena de la película «La vida de Brian». Así pues, montar un pollo no es subirse a un ave de corral sino más bien subirse a un podio para dar la brasa a una audiencia.


A palo seco

La expresión que más se usa los fines de semana en media España tiene un origen bien curioso y es que se usa en el ámbito naval. En los barcos, cuando se navega con las velas recogidas por culpa de un temporal de viento se usa esta expresión.

Hacer la pelota

Este, tal vez, tenga el origen más sórdido. Al parecer proviene del francés y del ámbito de la prostitución. Antiguamente las prostitutas también eran conocidas como pelotas y utilizaban todas sus artes sibilinas para que sus clientes repitiesen. Y no me refiero al sexo sino a adulaciones y piropos. Es por eso que ser un pelota o hacer la pelota ahora se conoce al que adula y dora la píldora.

A buenas horas, mangas verdes

Según parece, durante el siglo XV se creó el ejército de los mangas verdes para ayudar a la población española, una especie de protección civil. El caso es que tenían la merecida fama de ser bastante impuntuales hasta el punto de que cuando llegaban, el problema ya había desaparecido. De ahí la expresión.

Cortar el bacalao

En el s. XVI, más de 100 años después del descubrimiento de América, en el nuevo mundo ya había colonias españolas que usaban esclavos para trabajar la tierra. En el mismo siglo se popularizó la salazón para conservar alimentos y el bacalao era muy popular para usar este método. A la hora de comer, el capataz era quien repartía los trozos de bacalao a los esclavos y decidía para quien eran más grandes o más pequeños. De ahí su importancia.

Fuente original: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: ¿Sabes qué es el nuevo lenguaje del Valley?

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído