Ciencia
Pedro Sánchez también plagió un artículo publicado por Javier Noya en el Real Instituto Elcano. EP

Es de juzgado de guardia, porque las pruebas de que la tesis doctoral de Pedro Sánchez es un gran fraude son abrumadoras: plagios constantes, un tribunal amañado por la Universidad Camilo José Cela, errores de bulto en las citas y en la bibliografía, donde ni siquiera transcribe correctamente los nombres de los autores... (Pedro Sánchez también plagió en 'su' tesis al presidente de Freixenet)

En cuanto a los plagios, el periodista Javier Chicote ya ha publicado en ABC una selección de trece, a la que este 8 de octubre de 2018 añade uno nuevo (Pedro Sánchez plagió, mal que pese a la corte de subalternos y masajistas).

Se encuentra en la página 284 de la tesis que sirvió a 'Doctor Farude' para obtener el máximo grado universitario (Pedro Sánchez plagió dos veces en la misma página una respuesta parlamentaria del Gobierno).

Subraya implacable Javier Chicote que, como acostumbra a hacer todo plagiario recalcitrante, el actual presidente del Gobierno intenta ocultar su falta de integridad académica ('Doctor Fraude' Sánchez fue tan chapucero en su tesis que ni valen las citas que plagió).

Como muestran las imágenes que presenta 'ABC', el socialista Sánchez copio y pegó siete líneas de un artículo del investigador Javier Noya publicado por el Real Instituto Elcano en septiembre de 2005, siete años antes de la defensa de la tesis doctoral de Sánchez.

El original se titula «El final del espejismo: un análisis de los últimos datos sobre la imagen de España».

Las siete líneas plagiadas por Sánchez provienen de once del artículo original, porque copió a saltos, con intervalos, y se limitó a cambiar «de una parte» por «de un lado».

El artículo 'fusilado' no aparece en la bibliografía de la tesis, lo que constituye otro «error» de bulto por parte del doctorando, pasado por alto por su directora de tesis, María Isabel Cepeda, y por los cinco miembros del tribunal de la Universidad Camilo José Cela que le dieron el «apto cum laude», la máxima calificación, en noviembre de 2012.

Cuando Javier Chicote desveló los primeros plagios, el 13 de septiembre, Sánchez aseguró que la información era «falsa» y que iba a demandar a ABC, algo que, de momento, no ha ocurrido.