EL DISPARATE DE HACER EL BABLE COOFICIAL

En la España autonómica ya no cabe un gilipollas más

Nuevo despropósito autonómico: la oficialidad del bable en Asturias

En la España autonómica ya no cabe un gilipollas más
Pintadas a favor del bable, en Asturias. AS

Que un partido separatista promueva el separatismo no engaña a nadie; pero que partidos teóricamente "nacionales" como Podemos, IU, PSOE y el PP en Galicia o Valencia fomenten directa o indirectamente la imposición lingüística, es de pena

Como a perro flaco todo son pulgas y todo lo que va mal es susceptible de empeorar, no teníamos bastante dosis de separatismo panvasquista, pancatalanista y pangallegista que en Asturias cada vez va teniendo mayor resonancia un separatismo asturiano minoritario de baja intensidad, embrionario pero latente.

Solo faltaba que el PSOE, IU y la versión postmoderna de ambos Podemos se hicieran eco y hagan de caja de resonancia/tontos útiles de los separatistas asturianos para crear un nuevo problema donde hasta hace bien poco plantear cuestiones como la oficialidad del bable en el Principado no hubiera pasado de chiste de tercera.

El argumento utilizado por los separatistas asturianos y los «tontos útiles» que les ríen las gracias para imponer la oficialidad del bable asturiano siempre se basa en dos coordenadas: el derecho de los hablantes del idioma/dialecto en cuestión y la necesidad de preservar la «riqueza lingüística«.

En realidad lo que pretenden es construir una identidad paralela para, una vez haya triunfado ésta, separarse del resto y así disfrutar de esa realidad «nacional» creada de manera artificial.

Que Podemos, IU o un partido separatista promuevan el separatismo no engaña a nadie; pero que partidos teóricamente «nacionales» como PSOE y el PP en Galicia o Valencia fomenten directa o indirectamente la imposición lingüística, la construcción de una realidad nacional o el cambalache asqueroso con los separatistas, resulta cuanto menos una estafa. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

España se asienta en una nación culturalmente diversa, pero vertebrada por la historia y el idioma -el castellano- comunes.

Es evidente que esta realidad no ha sido bien defendida ni explicada en el desarrollo del Estado autonómico, porque en parte fue sacrificada en aras del consenso constituyente de 1978. El resultado no ha sido, precisamente, un armonioso bilingüismo.

El problema nunca ha sido el derecho individual de cada ciudadano a hablar una u otra lengua, sino la transformación del bilingüismo en un arma política que ha acabado con la invención del derecho del idioma sobre el derecho del ciudadano.

La lección de estos perjuicios no parece haber sido aprendida y, por eso, PSOE (corriente sanchista) y Podemos, con el apoyo inefable de Foro Asturias, pretenden implantar en el Principado de Asturias la cooficialidad del bable con el castellano.

En un tiempo que obliga a los estudiantes a manejar el inglés como condición casi obligatoria para encontrar un trabajo de calidad, una propuesta de cooficialidad allí donde no hay el más mínimo rastro de demanda social en tal sentido constituye un ejemplo de irracionalidad política y de manipulación sociológica.

Los asturianos se entienden bien en castellano y los que quieren hacerlo en bable, lo hacen. El socialismo sigue travestido de fotocopia nacionalista, a pesar de los reveses que esta opción le ha deparado.

El bable cuenta con una protección legal suficiente para que lo aprenda quien lo desee. Los experimentos localistas ya han dejado suficiente huella de división y confusión.

La propuesta de PSOE y Podemos es absurda, pero no gratuita. Responde a ese prejuicio de la izquierda extrema de seguir asociando con la derecha el valor de la unidad nacional entre españoles.

Y con iniciativas así sólo consiguen que muchos ciudadanos dejen de ver al PSOE como un partido nacional.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído