Las momias más antiguas del Museo de Manchester

Resuelto el enigma de las momias de los ‘Dos Hermanos’ a los 4.000 años de su defunción

Uno de los primeros casos de éxito de un nuevo método capaz de secuenciar a la vez el ADN mitocondrial y el cromosoma Y

La tumba fue descubierta en 1907 por el equipo de trabajo de los egiptólogos Flinders Petrie y Ernest Mackay.

Los jeroglíficos de los ataúdes indicaban que ambos eran hijos de un gobernador local y tenían madres con el mismo nombre, Khnum-aa. A partir de ahí, fueron conocidas como los Dos Hermanos.

Sin embargo, las dudas acerca de su parentesco siempre ha planeado sobre ellos.

En 1908 el contenido del enterramiento fue enviado a Manchester y las momias fueron abiertas por la primera mujer egiptóloga, Margaret Murray. Su equipo concluía que las morfologías esqueléticas eran diferentes, lo que apuntaba a que no tenían relación familiar, por lo que se pensó que uno de los hermanos había sido adoptado.

Los científicos han utilizado una técnica de secuenciación del ADN de nueva generación para determinar si las momias conocidas como “Dos hermanos”, las más antiguas que se exhiben en el Museo de Manchester, estaban emparentadas realmente. Y la respuesta es que si bien Khnum-nakht y Nakht-ankh, los dos hombres momificados, compartían madre biológica, no eran del mismo padre.

La tumba de los dos hermanos fue localizada en Deir Rifeh, un pueblo a 400 kilómetros al sur de El Cairo (Egipto). Los ataúdes fueron hallados en 1907 por un equipo de egiptólogos dirigido por Flinders Petrie y Ernest Mackay. Las inscripciones jeroglíficas que se podían leer en las tumbas indicaban que los dos hombres eran hijos de un gobernador local y tenían madres con el mismo nombre: Khnum-aa. Los dos varones vivieron hacia 1800 A.C.

La hipótesis de la adopción

Cuando los restos mortales de Khnum-nakht y Nakht-ankh llegaron a Manchester un año después de salir a la luz, la primera mujer egiptóloga de Reino Unido, la doctora Margaret Murray, concluyó que la morfología de los esqueletos era bastante diferente, sugiriendo la ausencia de parentesco entre ellos.

Desde entonces los científicos siempre han debatido si las dos momias bautizadas con el nombre “Dos Hermanos” estaban realmente emparentadas. Basándose en la evidencia de inscripciones contemporáneas, se sugirió que uno de los dos hermanos era adoptado hasta que en 2015 se decidió extraer ADN de los dientes de los dos esqueletos y analizarlo a través de un nuevo método de secuenciación.

El resultado

Los análisis demostraron que Nakht-Ankh y Khnum-Nakht compartían el haplotipo mitocondrial M1a1, lo que confirma que estaban emparentados. Sin embargo, las secuencias del cromosoma Y mostraban variaciones entre las dos momias, indicando que los dos hombres eran de diferente padre y que muy probablemente eran medio hermanos.

“Obtener estos resultados ha sido un viaje largo y agotador, pero al final estamos aquí. Estoy muy agradecido de haber podido agregar una pieza pequeña pero muy importante al gran rompecabezas de la historia y estoy seguro de que los hermanos estarían muy orgullosos de nosotros” declaró la doctora Konstantina Drosou, de la Escuela Este de Ciencias Ambientales de la Universidad de Manchester, encargada de la secuenciación del ADN.

El estudio, que ha sido publicado en el Journal of Archaeological Science, es el primero en utilizar con éxito la tipificación de ADN mitocondrial y cromosómico Y en momias egipcias. “La Universidad de Manchester, y el Museo de Manchester en particular, tiene una larga historia de investigación sobre restos humanos egipcios antiguos”, explicó el doctor Campbell Price, conservador de Egipto y Sudán del Museo del Manchester, y añadió: “Nuestras reconstrucciones son siempre especulativas hasta cierto punto, pero ser capaces de relacionar a estos dos hombres de esta manera es un comienzo emocionante”.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído