Tienen 14 años, uno de origen marroquí y otro de etnia gitana, y no pueden ser juzgados ni encarcelados

Los dos niños asesinos, que mataron a golpes y cuchilladas a dos ancianos, no serán imputados

Rafael y Lucía tenían 87 años y vivían en un bajo en el barrio de Otxarkoaga

Los dos niños asesinos, que mataron a golpes y cuchilladas a dos ancianos, no serán imputados
Violencia, delito, crimen, asalto. PD

Ambos monstruos son 'inimputables' y a diferencia de lo que que ocurre en otros países como EEUU o Gran Bretaña, ni serán castigados o identificados

Él se llamaba Rafael y ella Lucía. Tenían 87 años y llevaban casados tanto tiempo que ni se acordaban. El pasado 18 de enero de 2018, jueves, ambos ancianos fueron asesinados a golpes y cuchilladas en el modesto piso de Bilbao donde vivían.

Rafael falleció por los trompazos que recibió en la cabeza, en una de las habitaciones, y Lucía de una de las cuchilladas que recibió en el corazón. Ambos, tenían numerosos golpes en sus cuerpos.

Los asesinos de Rafael y Lucía son dos niños, ambos de 14 años, que han sido detenidos este domingo. Los chavales entraron a robarles y mataron a sus víctimas con saña, con regodeo, casi despacio, tratando de hacerles entregar hasta el último de sus pobres ahorros.

Uno es de origen marroquí y otro de etnia gitana. Ninguno de los criminales será juzgado o irá a la cárcel. Ambos son ‘inimputables‘ y a diferencia de lo que que ocurre en otros países como EEUU o Gran Bretaña, ni serán castigados o identificados.

Los pequeños monstruos tienen antecedentes por robo con violencia e intimidación. Constan como domiciliados en Bilbao y son vecinos del barrio de Otxarkoaga.

Las detenciones han sido posibles gracias, en parte, a las descripciones de varios vecinos de las víctimas, que vieron a los menores merodeando las viviendas. Podrían ser los mismos que entraron en otro piso unas horas antes de crimen, pero fueron descubiertos por los propietarios.

El primer arresto se ha producido sobre las 13.30 de este domingo en el municipio vizcaíno de Balmaseda y el segundo unas horas después. El segundo menor se ha dado cuenta de que le estaban buscando tras la detención de su amigo y se ha entregado a la Ertzaintza en la gasolinera de Miribilla, en Bilbao.

Según varios vecinos, el barrio sufre desde hace un año una «ola de robos«, sobre todo en los pisos más bajos, como es el caso de la vivienda de los fallecidos.

Tras el asesinato numerosos vecinos atribuyeron la oleada de robos «a los de siempre». Y añaden: «Son los que nunca detienen ni encierran».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído