EL HOMBRE Y LA TIERRA

El enigma de la base nazi y la misteriosa civilización de la Antártida

El final de la Segunda Guerra Mundial fue también el inicio de los misterios y las leyendas relacionadas con los nazis.

Una de esas teorías afirmaba que los alemanes llegaron a construir una base militar secreta en la Antártida con forma de pirámide.

Después de haber explicado el origen de la ‘nave espacial’ de la Antártida, el doctor Richard Waller, profesor de geografía física en la Universidad de Keele (Reino Unido), asegura tener la respuesta a los otros dos rompecabezas del continente.

No hace mucho se descubrían en Google Earth dos imágenes que los teóricos de la conspiración relacionan con una base secreta nazi y con la obra de una inédita civilización del continente helado.

La primera imagen presenta una gran entrada en una montaña, que parece hecha por el hombre.

Según una vieja teoría los nazis habrían construido en la Antártida «una base secreta» y además pretendían levantar una base naval, pero este proyecto nunca fue completado.

La opinión de Waller es bien distinta: la formación es obra de la naturaleza y no de los humanos.

«Parece una cuenca de lago en la montaña donde el hielo del lago y la nieve circundante se han derretido parcialmente y se han saturado con agua del deshielo, lo cual explica la tonalidad más oscura».

La otra misteriosa foto que discuten en los últimos días los aficionados al misterio presenta unas montañas, parecidas a las pirámides de Guiza en Egipto.

Esta similitud ha servido de base a la teoría de que estos objetos fueron creados por civilizaciones antiguas.

Pero Waller vuelve a ponerlo en cuestión: hay «muchos ejemplos de formas muy regulares» a lo largo y ancho del planeta y los glaciares pueden protagonizarlas, como es el caso de los llamados «‘picos piramidales'».

El especialista británico Richard Weller afirma al «Daily Star» que lo que aparece en la grabación no es más que una «cuenca lacustre en las montañas».

Además, explicó el origen de la extraña tonalidad: «el hielo y la nieve se han derretido y están saturados de agua: de ahí los colores más oscuros».

Aunque esta base no es real, los nazis sí llegaron a las tierras heladas del sur de Groenlandia.

Allí habían sido destinados de forma secreta un grupo de científicos de élite para enviar periódicamente a Hitler informes meteorológicos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído