Reto

Seguro que no resuelves el problema de la ilusión óptica que triunfa en Internet: ¿de que color son las calaveras?

La imagen se apoya en la ilusión óptica de Munker para confundir al espectador

Seguro que no resuelves el problema de la ilusión óptica que triunfa en Internet: ¿de que color son las calaveras?
Ilusión óptica Popular Science

Nada mejor que poner, de vez en cuando, a prueba a nuestros sentidos. Una nueva ilusión óptica, que se ha popularizado a través de Internet durante los últimos días, nos invita a descubrir de qué color son las dos calaveras que se muestran sobre un fondo rayado. Después de la ilusión óptica que da vida a una de las obras más famosas de Van Gogh o el reto que nos invita a descubrir quién persigue a quién, las redes sociales debaten sobre el color de estas dos figuras, según recoge David Justo en cadenaser.

Todo apunta a que la calavera que está situada a la izquierda es morada y que la otra es naranja. Sin embargo, ambas son rojas, tal y como explica Popular Science. Dos figuras, que destacan por una misma tonalidad rojiza, que cambian de color en cuanto se posan sobre el fondo compuesto de franjas azules y amarillas.

Si prestas atención a la calavera de la derecha podrás comprobar que las franjas amarillas se sobreponen al resto. Mientras tanto, las rayas azules son protagonistas en la figura de la izquierda. De esta manera, el autor de la ilusión óptica es capaz de engañar al cerebro del espectador y alterar su percepción del color para que las calaveras cambien de color como por arte de magia.

Todo ello gracias a la ilusión de Munker-White. Un efecto óptico, que lleva al cerebro a organizar la información de acuerdo con la luminancia percibida del objeto, que provoca que percibamos las figuras de distintos colores. De esta manera, las calaveras rojas cambian de color y pasan a ser morada y naranja, respectivamente.

Como en otras tantas ilusiones de estas características, la percepción del color principal o de las tonalidades adyacentes se convierte en un aspecto clave para dar sentido al efecto óptico. La ilusión de Munker-White nos hace percibir más luminosidad en los tonos cuando están más cerca de colores blancos que de negros. De esta manera, las calaveras pueden cambiar de color como por arte de magia.

En definitiva, el color de la figura se desvía hacia las tonalidades de los objetos que la rodea. Así, la calavera de la izquierda se funde con el azul para crear una nueva calavera morada mientras que la de la derecha hace lo propio con las franjas amarillas para evolucionar hasta conseguir un tono anaranjado. Sin embargo, ambas son rojas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído