Y el colegio concluye que no se cumplen las condiciones para considerar que existe acoso

La durísima carta de un niño asturiano de 11 años que sufre acoso escolar

La durísima carta de un niño asturiano de 11 años que sufre acoso escolar

El acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar, maltrato escolar o en inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula según wp, como a través de las redes sociales, con el nombre específico de ciberacoso. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en la clase y en los patios escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia. Siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas

“No entré con buen pie en este colegio, se me acusó de pesado, molestón, vete de nuestro lado. Se me acusaba de cosas que yo no hice. Cuando tocaba jugar a ‘pelotazo’, siempre quieren darme a mí el primero”.

Así narra un niño de once años, según El Comercio, la tortura que lleva sufriendo en su centro escolar desde que tenía tres, según recoge el autor original de este artículo huffingtonpost y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

A pesar de que la familia lo había denunciado en repetidas ocasiones, comunicándoselo a tutores, orientadores y equipos directivos, hasta el año pasado no se inició un protocolo de actuación ante situaciones de posible acoso escolar.
El mundo está lleno de personas muy pero que muy malas. No me apetece hacer nada ni salir de casaMenor
El propio niño dice que a veces, ante el rechazo de los compañeros, reacciona acariciándoles la cara, lo que empeora la situación. Pero, sobre todo, lo que cuenta es la tristeza que siente. “El mundo está lleno de personas muy pero que muy malas. No me apetece hacer nada ni salir de casa”. Y finaliza su carta: “Estoy muy triste y con el corazón roto en mil pedazos. Yo creo que no me merezco este trato de tanto odio hacia mi”, informa el medio.

A consecuencia de la activación del protocolo se recabó información que confirmaba que los incidentes se habían producido, y también de las dificultades para integrarse del menor.

Sin embargo, a finales de septiembre se transmitieron las conclusiones del informe en el que se determinaba que el acoso no era real ya que no se cumplían las cuatro circunstancias necesarias: repetición, intencionalidad, desequilibrio de poder e indefensión y personalización.

La dirección del centro ha rechazado hablar más del asunto, aunque aseguran que están implementando medidas “educativas y correctoras para expresar mejor las emociones”. La familia por su parte se ha negado a firmar el informe.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído