Los cinco pilares de la felicidad del niño

Supervivencia: extroversión

CÓMO EDUCAR PARA GENERAR ADULTOS FELICES

Supervivencia: extroversión
Aprender, estudiar, leer. PD

La extroversión se opone a la timidez y no es una cualidad de todo o nada, sino un continuo.

Normalmente no somos totalmente introvertidos o extrovertidos sino que nos situamos en algún lugar entre esos dos polos en función del contexto.

Aunque nacemos con una tendencia, el aprendizaje, y especialmente el derivado del contacto social desde el nacimiento, nos conduce a modificar sensiblemente el lugar que ocupamos en el continuo introversión-extroversión.

Por añadidura, y como sabemos que en general la extroversión correlaciona con la felicidad, debemos facilitar a los niños la adquisición de esta característica.

Aprovecharemos las circunstancias que se presenten para que el pequeño se vaya soltando en el trato con extraños; en la familia, con los vecinos, en el par- que, en el comercio, con los parientes y otros.

Cuanto antes mejor y con personas de diferentes edades.

Cuando el niño ha adquirido el lenguaje de forma productiva (normalmente alrededor de los tres años), hay que hacerle pequeños y progresivos encargos de comunicación con otros, desde luego supervisados, como por ejemplo solicitar un vaso de agua a un camarero o preguntar a una vecina por su perro.

La utilidad de estos ejercicios radica en exponerle a iniciar conversaciones con personas ajenas al entorno familiar.

Cuando el niño va avanzando en edad hay que hacerle encargos más complejos y vigilar estrechamente si en el colegio pregunta las dudas en clase.

En caso de que esto no sea así o lo haga pero le cueste en exceso, tenemos que buscar ayuda profesional para que el psicólogo establezca un programa de trabajo en función de sus características y su entorno.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído