En Galicia ya no llueve sobre mojado sino que arde sobre quemado de forma intencionada

En Galicia ya no llueve sobre mojado sino que arde sobre quemado de forma intencionada

Miguel Pato /Manuel Márquez (Periodista Digital)- La imagen de aquella tierra es la de los vecinos de cualquier localidad mirando para el monte atónitos o luchando cara a cara con las llamas. Los fuertes vientos propician un avance del fuego de hasta 800 metros cada hora. Pero la tragedia se vive por dentro, son las personas las que conscientemente están detrás de nueve de cada diez incendios. Las autoridades temen que haya detrás de los fuegos grupos organizados de criminales.

La tristeza y la rabia son las emociones que se respiran estos días en tierras de los antiguos celtas. Coruña y Pontevedra están en alerta 2. Orense alcanzó el jueves la alerta 1 cuando una lengua de fuego de varios kilómetros sitió la ciudad por el extremo noroeste.

Hace una semana que cientos de personas, profesionales, brigadistas y voluntarios luchan denodadamente por salvar lo poco que queda tras el paso del fuego. El jueves la situación no era muy optimista. Un total de 165 incendios asolan Galicia, 107 de ellos sin control. La provincia más afectada sigue siendo A Coruña, afectada por 70 incendios. Además, esta madrugada ha sido necesario evacuar seis viviendas en uno de los barrios periféricos de Ourense, adonde han llegado las llamas del incendio declarado por la tarde en Sartédigos.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que este jueves visitó Galicia, departió con algunas de las cientos de personas que luchan contra las llamas. “Estamos desbordados”. Ése es el mensaje que se le trasmitía a Zapatero en cada apretón de manos.

Ninguna comunidad autónoma está preparada para soportar una cadena de incendios como la que están sufriendo en Galicia. Un dato: un país como Portugal que presta ayuda humana y técnica su vecino del norte, tiene para todo su territorio a penas un par de hidroaviones.

SIN PRECEDENTES

Desde asociaciones ecologistas como Greenpeace califican los hechos como “la mayor actividad incendiaria de la historia de España”. Lo cierto es que en la tierra del Alvariño sufren una de las peores crisis ecológicas de las últimas décadas. Incluso, en proporción y daños causados, estamos hablando de un problema que supera, tristemente, con creces lo que ocurrió hace años con el Prestige.

Tras la visita de Zapatero, en la que sobrevoló las zonas afectadas y habló con las personas que luchan contra el fuego, ocho secciones de la Unidad de élite de Ingenieros del Ejército con 25 efectivos y cinco vehículos de material pesado cada una han llegado a Galicia.

Estas unidades disponen de material «más eficaz» para hacer frente a la situación. Se desplazarán a la comunidad 200 efectivos de este cuerpo, que se sumará a las otras dos unidades que ya están trabajando en Galicia y a los más de 1.000 efectivos del Ejército que reforzarán el operativo de vigilancia y seguridad de los montes gallegos.

ORENSE EN LLAMAS

El jueves, la provincia en la que hay más fuegos es Pontevedra, con 27 incendios activos y 36 controlados; seguida de Coruña con 31 activos y 5 controlados. En Lugo permanecen 2 activos y 6 controlados y en Ourense hay 6 activos y 4 controlados. En esta última provincia, la tarde noche del jueves su capital estaba siendo asediada por las llamas desde el norte.

La ciudad de Orense asistió a un espeluznante incendio a escasos kilómetros del núcleo urbano. Desde los diferentes puentes de la ciudad los vecinos no daban crédito ante la imagen de una lengua de fuego de varios miles de metros de longitud que avanzaba hacia las casas.

“Somos dos viejecitos enfermos y tenemos mucho miedo”, confesaba entre lágrimas un vecino de la localidad de Souteliño (Orense) donde los vecinos pasan la noche en vela pendientes de las llamas. La información durante la pasada noche del jueves era confusa pero ya se hablaba de varias casas quemadas.

En el barrio de Cudeiro, otro de los afectados por las llamas, 150 vecinos del barrio se encuentran en las puertas de sus casas, con cubos y mangueras, para hacer frente a las llamas, cuando lleguen. Además, según varios testigos, la única carretera que une este barrio con el de Vilar das Tres lleva varias horas cortada porque las llamas están pasando de un lado a otro en sus dos kilómetros de trazado.

Los cuerpos de extinción de incendios pudieron movilizar los pocos efectivos disponibles en ese momento. Dos motobombas, un puñado de bomberos y un a escavadora. La misión de esta última era tratar de abrir uno profundo cortafuegos en el monte para detener el avance de las llamas.

HOMIDICAS EN LOS BOSQUES

Un miembro de una cuadrilla de extinción figura entre las 18 personas detenidas en los últimos días sobre las que recaen sospechas de ser autores de incendios forestales registrados en Galicia, entre ellos los que ardieron estos últimos días, según fuentes de la Guardia Civil.

Según la Benemérita, sobre ese hombre de 31 años recaen sospechas de ser el «supuesto autor de tres delitos de incendio forestal» ocurridos el pasado 25 de julio en el lugar de Folgueira-Cerqueda, entre Malpica y Cerqueda, en la provincia de A Coruña.

La Guardia Civil sospecha de que pueda estar implicado en la autoría de otros incendios forestales, ya que hay testimonios que le sitúan en zonas donde se iniciaron algunos fuegos.

El dato es avasallador, nueve de cada 10 fuegos son provocados. Antaño, como Galicia es una tierra donde predomina el minifundio, las desavenencias entre vecinos estaban a la cabeza de las causas de los incendios provocados. Ahora la cosa cambia. Los fuegos se inician en varios focos a la vez y siempre cerca de núcleos rurales o urbanos. Además, más de 100 desavenencias vecinales, son muchas desavenencias.

LA LEY NO SE MOJA, SE QUEMA

El caso de miembros de retenes de incendios implicados en los fuegos no es algo nuevo. A los encargados de las extinciones se les paga por salida efectuada y la mayoría sólo son contratados para los meses de verano.

Vecinos, profesionales y afectados con los que ha podido hablar Periodista Digital coinciden al señalar que lo que hace falta es crear un grupo fuerte, numeroso y fijo de personas que se dediquen a la lucha contra los incendios forestales.

“No sólo los meses de verano”, afirman. Estas fuentes señalan que en las épocas de baja intensidad de incendios se deberían poner en marcha planes para adecentar y cuidar los bosques y evitar estas catástrofes.

El principal escollo para llevar esto a cabo en Galicia es que grandes superficies de bosques están en manos privadas. Se antoja que para solventar este obstáculo deberían de crearse figuras legales para obligar a los propietarios a tener en condiciones sus bosques bajo penas de fuertes multas.

Ángel Soto, responsable de la Campaña de Bosques de Greenpeace en España declaró que

Greenpeace considera urgente enfrentarse a este nuevo escenario y que se acometan políticas de prevención de los fuegos abordando cada una de las causas de los incendios en los montes gallegos.

De manera especial, hace falta mayor esfuerzo en la investigación de las causas y la lucha contra la impunidad. La sociedad gallega necesita ver que se celebran juicios, que hay sentencias condenatorias y que los incendiarios van a la cárcel por provocar incendios.

CRIMEN ORGANIZADO

Desde Madrid, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado que

La lucha que se está llevando a cabo contra los incendios en Galicia no es sólo contra el fuego, sino también contra una banda de desalmados. Puede haber alguna sospecha de que detrás haya algún grupo organizado.

Rubalcaba, que este viernes está en Galicia, ha insistido en que en el origen de estos incendios, que «no son casuales», podría haber alguna organización detrás, pero son «simplemente sospechas».

A pesar de que ésta sospecha la maneja cada vez mayor número de gente en
Galica, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) según han declarado sus responsables en Galicia no tiene indicios claros que apuntes a tales hipótesis.

En un programa especial emitido por la Televisión de Galicia el escritor y Manuel Rivas, muy comprometido con los temas medioambientales y políticos hablaba de que

Da la impresión de que detrás de todo esto hay cerebros. Una de las primeras zonas más afectadas fue la Autopista de las Rías Baixas, arterial principal de la costa sur gallega.
Rivas hizo hincapié, además, es que lo extraño que resulta que

El mismo día ardan las inmediaciones de la residencia oficial y de la residencia privada del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Toriño.

«A quién benefician estos incendios». Esta es la pregunta que el escritor y periodista gallego dejaba en el aire.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído