La NASA confirma el deshielo del océano Ártico

(EFE / PD).- El espesor en las zonas de hielo más antiguo del Ártico continúa reduciéndose como resultado del aumento de las temperaturas en todo el planeta, según han revelado las últimas fotografías de satélite difundidas por la NASA.

De acuerdo con los datos proporcionados por la agencia espacial estadounidense, hasta hace unos años, el hielo perenne cubría entre un 50 y un 60% del Ártico. Este año la superficie cubierta se reduce a menos del 30%.

«El descenso del hielo perenne refleja la tendencia de calentamiento climático a largo plazo y es el resultado de un mayor deshielo en el verano y un mayor alejamiento del hielo más antiguo» de la zona polar, afirma la NASA en un comunicado.

Según los datos obtenidos a través del satélite ICESat de la agencia espacial, el Ártico ha perdido alrededor de 2,5 millones de kilómetros cuadrados de hielo perenne debido al derretimiento, la mitad entre febrero de 2007 y febrero de 2008″, como ha señalado en una conferencia de prensa telefónica Walt Meier, miembro del Centro Nacional de Datos sobre el Hielo y la Nieve.

«El mayor espesor es un indicador de la salud del hielo durante un largo lapso de tiempo y, en este momento, (su reducción) no es un buen indicio», ha agregado.

Aumentan el hielo joven, más frágil

Estas mismas imágenes de la NASA indican que el último invierno septentrional, que ha sido más frío que lo habitual en la zona, ha producido, por el contrario, un aumento del hielo marino.

Este hielo nuevo impide que el Ártico sea un mar abierto durante el invierno, pero es frágil y mucho más débil al embate del viento y al aumento de las temperaturas que el que se mantiene inalterable durante muchos años, según los científicos.

Meier ha señalado que en estos momentos la región parece más bien un escenario de películas en el que se ve un Ártico cubierto de hielo joven. «Se ve muy hermoso, pero más allá no hay nada. Está el vacío. Lo que se ve es un revestimiento de hielo y nada más», ha indicado.

En un aparente intento de reducir la alarma, los científicos indican que en Groenlandia y en la Antártida no aumenta el nivel marino. No obstante, sí podría contribuir al calentamiento global debido a que el agua, en ausencia de hielo, absorbe la radiación solar.

Según los científicos, la diferencia se debe a que el Ártico es un océano rodeado de tierra en tanto que la Antártida es un continente rodeado por el océano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído