El significado de las banderas azules

(Juan Sánchez Peñuela/PD).- Otro año más, al acercarse el verano, nos informan de las playas que han merecido esta prestigiosa calificación, todo un aval turístico ante la temporada estival. Sin embargo, a pesar de que consideremos la bandera azul una garantía de calidad de la playa, desconocemos qué entidad las adjudica y qué parámetros se miden para su concesión.

La Foundation for Environmental Education (FEE) es una ONG, sin ánimo de lucro, que tiene como objetivo el desarrollo sostenible a través de la educación medioambiental. Esta Fundación tiene cinco programas educativos principales: “Blue Flag”, “Eco-Schools”, “Young Reporters for the Environment”, “Learning about Forests” y “Green Key”. La primera de las iniciativas es la referente a las banderas azules.

La propia página web del programa califica la bandera azul como una “eco-label”, es decir, una etiqueta ecológica con la que están calificadas unas 3300 playas y puertos en 36 países, entre los que se encuentran las áreas de Europa y el Caribe, además de los países de Sudáfrica, Canadá, Nueva Zelanda y Marruecos. Por tanto, la muestra de playas analizadas es amplia pero no global.

En cuanto a los criterios estudiados, no sólo se refieren a la calidad del agua o la limpieza de la playa. También se consideran otros muchos factores, entre los que podemos citar la seguridad, los servicios, la educación e información medioambiental, etc. Es decir, es fundamental que la calidad del agua sea la adecuada, pero también lo es que la playa disponga de socorristas, accesos para minusválidos, paneles de información ambiental, contenedores para separación de residuos, etc. Por tanto, la mayor parte de playas o calas vírgenes quedan totalmente excluidas. Además, las playas estudiadas han sido propuestas por los Ayuntamientos correspondientes, igual que los puertos lo son por su propietario.

España tiene una enorme cantidad de kilómetros de costa y es uno de los principales destinos turísticos del mundo. A pesar de la mala gestión de ordenación del territorio en nuestras costas, sí que se cuidan muchos aspectos que son merecedores de una bandera azul. En el último informe, España vuelve a ser el país mejor calificado del estudio, con 499 playas y 77 puertos calificados con una bandera azul, seguidos de cerca por Grecia (430 y 9). Por tanto, 268 kilómetros de litoral español son “azules” de un total de 3900 km de costa, un dato notable pero mejorable. Grecia es un país con menos áreas de playa y menores recursos económicos y, a pesar de ello, nos pisa los talones.

Creemos que España debe trabajar otros muchos aspectos de su economía, pero sin olvidar que su primera industria es el turismo. Y lo seguirá siendo por tradición, condiciones climáticas y patrimonio histórico. No tanto por infraestructura, puesto que una de nuestras grandes asignaturas pendientes es disponer de un urbanismo ordenado en la costa y una auténtica planificación de playas o puertos deportivos. Siempre se ha abusado del dinero rápido con escasas inversiones. Consolidada la cantidad, el objetivo español debe ser la calidad. No basta con conseguir más banderas azules que el resto, aunque sí son un indicativo más de la inversión en nuestra costa que de la limpieza natural de sus aguas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído