Adiós a los glaciares ibéricos

(PD)-. Los glaciares de los Pirineos desaparecerán en menos de 50 años debido al aumento progresivo de temperatura en la Tierra, según un estudio facilitado por el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

El informe revela por primera vez que sólo los Pirineos tienen glaciares activos. En la actualidad, sólo existen 21 glaciares en los Pirineos (diez en el lado español y once en el francés) que ocupan una superficie de 450 hectáreas.

En tan sólo 15 años, de 1990 a la actualidad, los cálculos glaciológicos han demostrado que el rápido derretimiento ha provocado la regresión total de los glaciares más pequeños y de un 50-60 por ciento de la superficie de los más grandes.

Juan José González de la Universidad de Cantabria explica que

«Los glaciares son sensibles geoindicadores del cambio climático, y elementos de alto valor patrimonial, en claro proceso de fusión y por tanto, de previsible desaparición»

Según este estudio, entre 1880 y 1980, al menos 94 glaciares se han extinguido en la Península Ibérica y desde la década de los 80 hasta hoy han desaparecido 17 de los glaciares restantes.

Este trabajo, publicado recientemente en la revista ‘The Holocene’, consta de una recopilación de datos del glaciarismo actual e histórico, así como información derivada del ‘Programa Nacional ERHIN’.

El estudio abarca las tres áreas de alta montaña glaciadas en la Península Ibérica en época histórica y la evolución del proceso de deglaciación hasta el presente. Así, investigadores de la Universidad de Cantabria, de la Autónoma de Madrid y de Valladolid han realizado una síntesis sobre el estado actual de los Pirineos, de SierraNevada y de los Picos de Europa.

Entre 1750 y los primeros años del siglo XIX, los pequeños glaciares sufrieron una recesión en los Pirineos, aunque pronto se recuperaron gracias a un nuevo periodo de bajada de temperaturas. Sin embargo, de esta fase a nuestros días, las temperaturas hanascendido entre 0,7ºC y 0,9ºC en las montañas del norte de España, mostrando los efectos del calentamiento global.

Los primeros testimonios sobre la existencia de glaciares en los Picos de Europa se encontraron en apuntes de geógrafos, naturalistas y viajeros a finales del siglo XIX.

Estudios recientes han demostrado que existieron glaciares cantábricos en época histórica, localizados siempre en las caras norte de las cimas más altas, y bajo unclima oceánico en altitudes «extremadamente» bajas, de 2190 a 2600 metros de altitud.

En Sierra Nevada, los científicos han constatado la existencia del glaciar más meridional de Europa durante la Pequeña Edad del Hielo, bajo unas condiciones climáticas mediterráneas, y donde los factores fueron la altitud, la orientación (cara norte) y las condiciones topográficas en relación a la acumulación de nieve.

Este glaciar desapareció a principios del siglo XX. En este sentido, el ascenso térmico registrado favoreció su fusión hasta transformarse en un pequeño «lentejón» de hielo enterrado bajo un denso manto de derrubios.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído