Miles de peces aparecen muertos cerca de una central nuclear

(PD)-. La gran mortandad de peces era perfectamente visible a lo largo de la franja costera situada junto al antiguo bar-restaurante Moya, actualmente abandonado, a la altura del kilómetro 201 de la antigua N-V.

En un recorrido de apenas 300 metros por la orilla del río se agolpaban cientos de peces muertos, la mayoría barbos, pero también carpas, algunas de gran tamaño, y percasoles.

Las primeras alertas surgieron este miércoles, cuando se acercaron hasta la zona afectada agentes del SEPRONA, técnicos de Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) y de la Consejería de Medio Ambiente.

Un pescador que se encontraba en el lugar de los hechos aseguró que ayer por la tarde, sobre las seis y media, dos agentes de la Guardia Civil estuvieron haciendo fotografías y recogiendo muestras del agua.

La causa de la muerte de los peces se desconoce por el momento y habrá que esperar a ver si el análisis de las aguas arroja alguna luz sobre lo sucedido.

Sin embargo, el presidente de la Plataforma de Afectados por la central nuclear de Almaraz, Máximo García, presente en el lugar de los hechos, explicó que, tras ser avisado por una vecina que posee una finca en la zona, se acercó a donde desemboca el agua de Arrocampo.

«Hemos visto que tiene mucha espuma, como si hubiera algún vertido, porque se ve más espuma de lo normal», dijo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído