Multas de 750 euros a quienes no separen los residuos

Vecinos de Madrid se quejan de que no hay suficientes contenedores de reciclaje de vidrio y papel

Usera, Vallecas y Carabanchel, los barrios más afectados

El Ayuntamiento asegura que hay suficientes contenedores de recogida selectiva de residuos

En marzo de 2009 el Ayuntamiento de Madrid aprobó la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos en la que estableció una multa de hasta 750 euros a quienes no reciclen correctamente en contenedores separados.

En la capital hay repartidos varios miles contenedores para los distintos tipos de residuos, pero los vecinos se quejan de que están desigualmente distribuidos y de que faltan contenedores de vidrio y de papel.

LA ZONA SUR DE MADRID, LA MÁS AFECTADA

Usera, Vallecas y Carabanchel son los barrios con menos contenedores, lo que en ocasiones provoca que la basura se acumule en las aceras, mientras que Fuencarral y Chamartín ocupán el primer lugar de la lista.

Un vecino de un inmueble de Carabanchel:

«¿Por qué tanta insistencia en reciclar si luego no tenemos dónde hacerlo?, se quejan los vecinos.

Si tenemos esa obligación, ¿no debería el Ayuntamiento facilitar más contenedores?»

Pocos madrileños saben que pueden solicitar al Ayuntamiento la instalación de un contenedor de reciclaje de vidrio y papel-cartón, así como la retirada, vaciado o mantenimiento a través de una solicitud formal o en la web oficial Munimadrid.es (Trámites para la solicitud de contenedores de reciclaje de papel, cartón y vidrio).

Este es el índice de la ordenanza, que cubre desde animales muertos hasta muebles, pasando por pilas o vehículos:

ACTUACIONES PROHIBIDAS

– Abandonar en la vía pública o, en general, en cualquier espacio público, cualquier tipo de residuo,

– Tirar al suelo los residuos de pequeño tamaño, tales como colillas, cáscaras, chicles, papeles o cualquier otro residuo.

– Manipulación de las papeleras que ocasione suciedad en el espacio público.

– Lavar o limpiar cualquier vehículo a motor en la vía pública, así como cambiar en la vía pública aceites u otros líquidos de los mismos.

– Arrojar a las vías y espacios públicos cualquier residuo desde los vehículos, ya estén parados o en marcha.

– Depositar en las papeleras los residuos no destinados a las mismas.

– Arrojar a la vía pública desde puertas, portales, ventanas, balcones o terrazas. 

– Ensuciar la vía pública por el riego de plantas.

– Dar de comer a los animales ensuciando los espacios públicos.

– Introducir cualesquiera materias encendidas o inflamables en papeleras, contenedores u otras clases de mobiliario urbano destinado a la recogida de residuos.

– Escupir o satisfacer las necesidades fisiológicas en la vía pública o en cualquier otro espacio que no sea el destinado expresamente a tal fin.

– Abandonar en la vía pública o zonas verdes los productos del barrido y limpieza de las mismas, producidos por los particulares.

– Manipular, rebuscar o extraer residuos depositados en recipientes instalados en la vía pública.

– Abandonar muebles, enseres, electrodomésticos y trastos viejos, bolsas, envases o similares en los espacios públicos.

– Depositar directamente en los espacios públicos cualquier clase de escombros o residuos procedentes de
obras de construcción, remodelación o demolición.

– Almacenar fuera de los contenedores destinados a tal fin, material de construcción, arena, ladrillos, cemento o similares.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído