La explosión de unos niños en un vídeo publicitario desata la polémica en Reino Unido

La profesora ecologista aniquila a los alumnos escépticos sobre el cambio climático

El creador es el director de ‘Notting Hill’ y Sony le retira su apoyo

Cuando dos de ellos ponen cara de escépticos la maestra decide apretar un botón que les hace explotar

Como advertía el ex presidente Aznar hace algún tiempo, el cambio climático se ha convertido en una «nueva religión» defendida por «enemigos de la libertad«.

Lo que seguramente no se podría imaginar es que esa defensa de las teorías apocalípticas llevaría a la destrucción de los llamados «negacionistas«… al menos en la ficción.

Eso es lo que muestra el vídeo ecologista No pressure ideado para la campaña 10:10 que pretende difundir el mensaje de la necesidad de reducir durante este año un 10% las emisiones de CO2.

La iniciativa cuenta con más de 100.000 firmas en 152 países.

En la cinta se puede ver cómo las personas que se niegan a colaborar simplemente son aniquiladas, explotan tras apretar un botón.

Sin duda las muertes más que han levantado la polémica son las de dos jóvenes estudiantes.

El vídeo (que presentó con notable éxito en 2009 su película The Age of Stupid, dedicada a la misma temática y con tintes apocalípticos).

No obstante reconocía que «no se ha dado en el clavo«.

En unos días, la artista ha visto cómo se tambalean sus planes.

La destrucción de unos niños que no creen en el cambio climático no parece la mejor manera de defender los postulados ecologistas.

La cinta se retiraba de la web el mismo día de su lanzamiento (la semana pasada).

Al día siguiente, el director de la plataforma, Eugene Harvie emitía un comunicado en el que pedía perdón a los patrocinadores y lamentaba que pudiera distraer la atención.

Uno de los más importantes, Sony, se ha desvinculado de la campaña y en un comunicado realizaba una «fuerte condena» a un vídeo «mal planeado y sin gusto«.

Otras organizaciones se han mostrado «horrorizadas» por lo ocurrido.

Comienza en un colegio donde una profesora habla con sus alumnos sobre cómo evitar el cambio climático y la importancia que tiene la cuestión.

Cuando dos de ellos ponen cara de escépticos la maestra decide apretar un botón que les hace explotar al instante esparciendo sus restos entre los compañeros de pupitre.

La secuencia se repite en una oficina, durante un entrenamiento (donde explota el ex futbolista David Ginola) y en un estudio de grabación en el que muere Gillian Anderson (conocida mundialmente por su papel de la agente Scully en Expediente X).

El creador del vídeo no es otro que Richard Curtis (autor de éxitos como Cuatro bodas y un funeral y Notting Hill), quien se defendía argumentando que sólo pretendía ofrecer una visión «divertida» del asunto.

Una postura similar es la que mantenía la cineasta fundadora de la campaña Franny Armstrong.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído