La demanda eléctrica crecerá cerca de un 2,5% en 2010, según Red Eléctrica

El presidente de Red Eléctrica de España (REE), Luis Atienza, calcula que la demanda eléctrica cerrará el año con un crecimiento del 2,5% con respecto al año pasado. Un aumento que podría ser incluso un poco mayor, si no hay «una inflexión a la baja» en lo que queda de año.

En un encuentro informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Atienza reconoció que, a principios de año, «teníamos una previsión de crecimiento cero, más pesimista». Posteriormente, esta estimación se revisó al alza, augurándose aumentos de la demanda del orden del 1,5%.

Sin embargo, la moderación del crecimiento de la demanda «ha sido más baja de lo esperado» en la última parte de 2010 y, por ello, «ahora nuestra estimación es cerrar 2010 con un crecimiento del 2,4% o 2,5%, que incluso podría superarse», teniendo en cuenta que, hasta octubre, el consumo de electricidad aumentó un 3,1% frente al mismo periodo de 2009, dijo.

Este aumento del consumo «tiene conexión con el PIB», es decir, puede analizarse desde el punto de vista de la evolución de la economía española.

Según Atienza, la demanda de electricidad «sobrerreacciona a los crecimientos y retrocesos del PIB».

Llamó la atención, asimismo, sobre la influencia de la demanda externa en el consumo eléctrico. «El componente eléctrico de nuestras exportaciones es mayor que el de nuestro consumo interior», señaló.

Por otro lado, preguntado por el llamado pacto de Estado de energía entre Gobierno y PP, Atienza señaló que «es deseable un consenso muy amplio» en materia energética, ya que «los Gobiernos hipotecan el futuro y heredan decisiones de largo plazo», en un sector en el que las inversiones se hacen, a veces, a 50 años. «Es necesaria estabilidad», dijo.

INTERCONEXIONES

Para Atienza, las interconexiones eléctricas con Europa «son las inversiones prioritarias que REE y el conjunto el sistema eléctrico español han de acometer» en los próximos años.

Explicó, en este sentido, que el proyeto de interconexión con Francia a través de Cataluña (por el que se duplicará la capacidad de interconexión con este país, hasta los 2.800 megavatios -MW-) estará adjudicado antes de fin de año. De hecho, la adjudicación de los cables comenzará «en los próximos días», dijo.

El proyecto empezará a construirse a primeros de 2011 y, teniendo en cuenta que el proceso de construcción se prolongará unos 36 meses (esto es, hasta finales de 2013), la interconexión estará disponible para el primer semestre de 2014.

Al margen de este proyecto, REE pretende poner sobre la mesa en la próxima cumbre hispano-francesa la construcción de otras dos interconexiones con Francia, con el horizonte 2020. Con ellas se podrían superar los 5.000 MW de interconexión con este país.

Se trataría, en primer lugar, de un proyecto de interconexión submarina por el Golfo dfe Vizcaya (uniría la costa cantábrica con la zona cercana al estuario de Burdeos) y, por otro lado, de otro proyecto que iría por la zona occidental de los Pirineos.

PENALIZAR LA HORA PUNTA

Atienza aludió al objetivo comunitario de que, en el año 2020, el 20% de la energía proceda de fuentes renovables. Esto supone que el 40% de la electricidad deberá ser renovable en España (según sus cálculos, cerca del 23% habrá de ser eólica, un 8% hidroeléctrica, un 7% solar y el resto tendrá que proceder de la biomasa).

Esta mayor presencia de renovables exigirá contar con mayor capacidad de gestión de la demanda, ya que estas energías dependen de las circunstancias meteorológicas y no pueden almacenarse.

En este sentido, explicó que el pasado día 9 de noviembre, cuando se alcanzó un récord de producción eólica, algunos parques tuvieron que parar su actividad, ante la imposibilidad de aprovechar toda la electricidad eólica que se estaba generando. Algo que Atienza no dudó en calificar de «derroche».

Sgún indicó, España es uno de los países con más diferencial entre la demanda valle y la punta (que a veces es más del doble). Esto supone una ineficiencia del sistema, que tradicionalmente no ha incentivado el consumo de energía en las horas valle (por ejemplo, de noche).

Atienza se posicionó a favor de que el mercado «dé una señal de precio» que favorezca el consumo en estos momentos. «Que la tarifa de acceso discrimine por horario puede ser una señal adicional que permita aprovechar de modo más eficiente el parque de generación y mejore los precios para todos, aplanando la demanda», dijo.

Por ello, el presidnete de REE abogó por «penalizar en términos relativos el consumo en determinadas horas y abaratarlo en otras». Eso sí, estas penaliaciones habrían de afectar, no al usuario doméstico normal, sino a los consumidores relevantes, a la industria y a los usuarios del vehículo eléctrico.

También se mostró a favor de que, con carácter voluntario y a cambio de una retribución, algunos grandes consumidores ayuden a dar salida al exceso de electricidad que se da en algunos momentos (de la mano de las fuentes renovables), a través de redes inteligentes. Se trataría de potenciar un «comportamiento reactivo» entre los consumidores, dijo.

Finalmente, Atienza consideró que «no es posible desvincular los objetivos de energías renovables de los objetivos de desarrollo de la red eléctrica». De lo contrario, no será posible gestionar los flujos de electricidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído