AEF lamenta la «restricción excesiva» a la fotovoltaica y advierte de que hay una medida retroactiva

La Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF) lamenta «la restricción excesiva impuesta por el Ministerio de Industria a la fotovoltaica», pero muestra su satisfacción porque la aprobación de la nueva regulación supone «el punto final de la incertidumbre».

El presidente de AEF, Juan Laso, advierte además de que la limitación a 25 años del derecho a la percepción tarifaria para las instalaciones fotovoltaicas supone una medida retroactiva, por lo que su asociación estudiará «las medidas oportunas para que se corrija lo antes posible».

El Consejo de Ministros ha aprobado la nueva regulación fotovoltaica, en la que se recogen recortes de primas que van del 5% para instalaciones de techo pequeño al 45% para instalaciones de suelo, pasando por un 25% para instalaciones de techo medianas.

En un comunicado, AEF critica la «exagerada reducción» tarifaria, la discriminación respecto a las demás renovables y el cambio «retroactivo» que Industria les ha impuesto, «sin posibilidad de negociar», en el nuevo real decreto que regula el sector.

A pesar de que AEF critica «en fondo y forma» la nueva regulación, Laso ha expresado su deseo de que la nueva norma «garantice de una vez y para siempre la rentabilidad razonable de las inversiones, proporcione certeza a futuro a los inversores nacionales e internacionales presentes en esta industria, y respete los legítimos derechos de los titulares de las instalaciones».

Para Laso, el recorte tarifario aprobado hoy resulta «exagerado, casi brutal y, además, de forma incomprensible, exclusivo para la fotovoltaica». «Sus efectos», afirma, «se acumularán a los diez meses de moratoria» que el sector ha sufrido este año, así como «al parón sufrido en los dos años anteriores, en los que España ha pasado del segundo al cuarto lugar en la producción mundial de esta energía».

«Es un recorte tan intenso, de 600 millones de euros, que tardaremos muchos meses en lograr que los avances tecnológicos y la reducción de costes nos permitan volver a invertir en este sector en España. Aun así, lo conseguiremos», añadió.

APOYO MINISTERIAL.

Laso mostró además su confianza en que a partir de ahora el sector disfrute de «mayor apoyo ministerial» y un «entorno de seguridad jurídica» que permita «desarrollar efectivamente una industria estratégica para el futuro del país, clave para participar en la creación del millón de nuevos empleos vinculados a las renovables que acaba de plantear el presidente del Gobierno».

Laso se mostró además esperanzado en que el siguiente real decreto, cuando se publique, sirva también para «regular, consolidar y dinamizar el autoconsumo fotovoltaico en España», lo que supone «de por sí un objetivo ambicioso» y «extremadamente útil para combatir el cambio climático».

En este sentido, recordó que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) espera que más del 40% de la producción eléctrica tenga origen solar en 2050, y confío en que España no quede rezagada en esa carrera, dadas «sus condiciones climáticas, tecnológicas e industriales para figurar en cabeza».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído