China rechaza más ayudas contra el cambio climático

PEKIN, 19 (Reuters/EP)

China dijo que no aceptará ningún acuerdo de los países ricos para que acepte un mayor control internacional sobre su recorte en las emisiones de gas de efecto invernadero a cambio de nuevas ayudas.

Las palabras del representante especial sobre cambio climático de Ministerio de Exteriores chino, Huang Huikang, han abierto grietas entre los países ricos, especialmente Estados Unidos, lo que podría perjudicar a las conversaciones de alto nivel en Cancún, México.

China, el mayor productor de gases de efecto invernadero, es un agente clave en las negociaciones de cerca de 200 países que tendrán lugar en Cancún a final de mes para acordar un «fondo verde» para los países pobres y otros asuntos trascendentales para un nuevo acuerdo completo contra el calentamiento global.

Estados Unidos, la Unión Europea y otros países quieren que China, India y otras economías emergentes firmen las obligaciones internacionales para controlar y recortar sus emisiones, observándolas más estrechamente.

Huang explicó a los periodistas que Pekín espera ver progresos en la cumbre de Cancún, pero no cederá en lo que considera como un derecho de China de hacer el crecimiento de la economía una de sus prioridades.

La clave para tener éxito en las negociaciones sobre el cambio climático, explicó Huang, es que las economías avanzadas lleven a cabo recortes mayores en las emisiones de CO2 y que se aseguren más ayudas y tecnología limpia para los países más pobres. Estas cuestiones «son incuestionables y no deberían relacionarse con nada más», declaró sobre los esfuerzos de las naciones ricas.

Huang explicó que las emisiones chinas crecerán durante un tiempo, aunque no especificó durante cuanto. «La prioridad de China será desarrollar su economía, eliminar la pobreza y aumentar el bienestar de la población. El consumo de energía y las emisiones (de gases de efecto invernadero) experimentarán un crecimiento razonable durante un tiempo», declaró.

«El pico (de las emisiones) no se alcanzará pronto», añadió. Estas declaraciones subrayan los obstáculos para trabajar por un tratado sobre el cambio climático que recoja las demandas de las economías emergentes y avanzadas.

Las emisiones de CO2 de China se han duplicado desde 2000 y ha sobrepasado a las de Estados Unidos. El año pasado, las emisiones de dióxido de carbono de combustibles fósiles supusieron un total de 7.500 millones de toneladas, el 24 por ciento del total mundial, según BP.

Pekín ha prometido reducir la cantidad de dióxido de carbono emitido por cada dólar que supone un crecimiento para la economía, lo que supondría entre un 40 y un 45 por ciento de reducción en el 2020 comparado con los niveles de 2005. Aunque dicho compromiso no está incluido en ningún objetivo internacional.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído