Ecologistas piden que la reducción de la velocidad en autovías y el precio del tren sean medidas «definitivas»

Las organizaciones ecologistas lamentan que las medidas de ahorro energético aprobadas este viernes por el Gobierno sean «transitorias» y que el Ejecutivo pierda la «oportunidad de eliminar la dependencia de España del petróleo» de manera definitiva, por eso piden que sean «definitivas».

Así, la organización ecologista Greenpeace insta al Gobierno a no perder la oportunidad de establecer medidas «estructurales de largo plazo» para reducir el consumo de petróleo, por lo que la responsable de la campaña de transporte de Greenpeace, Sara Pizzinado, considera que este plan «no es suficiente» para alcanzar un futuro cien por cien renovable ni para salir de un consumo «desaforado de los combustibles fósiles».

Así, propone al Ejecutivo algunas medidas como establecer estándares de eficiencia energética a vehículos para ahorrar un 8 por ciento la demanda de crudo, lo que aseguran que «en España supondría la importación total desde Libia».

En este sentido, critican al ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián porque «no solucionó» la crisis del alza de los precios del petróleo en 2008 y pronostican que tampoco lo hará ahora «estableciendo más parches transitorios». «Es necesaria mucha más ambición para emprender una revolución energética que consiga prescindir de los combustibles fósiles con renovables, ahorro y eficiencia» ha añadido Pizzinato.

Sobre la reducción de 120 a 110 kilómetros por hora la velocidad máxima en autovías y autopistas, Greenpeace lamenta que el cambio sea «provisional» ya que su abandono supondrá, en su opinión, un nuevo aumento de la demanda de petróleo. En cuanto al aumento del 7 por ciento del porcentaje de agrocombustibles, advierte de que en la actualidad «no hay garantías» respecto a la sostenibilidad ambiental del uso de agrocarburantes, por lo que esta alternativa podría ser incluso peor para el clima.

Por su parte, Ecologistas en Acción está a favor de la limitación de la velocidad todas las vías y anima al Ministerio a que las medidas sean «permanentes», en autovías, autopistas, carreteras y ciudades, no sólo por el ahorro de petróleo que suponen, sino porque se disminuirán las emisiones de gases de efecto invernadero, se reducirán las emisiones de contaminantes que afectan a la salud, bajaría el ruido y se moderaría la siniestralidad.

ES BUENO, PERO POCO AMBICIOSO

En este sentido, subraya que, efectivamente reduciendo la velocidad se ahorraría petróleo porque el transporte es una de las actividades «más derrochadoras» de energía y de «mayor impacto ambiental». Por este motivo, la organización se felicita por las medidas anunciadas y anima al departamento de Sebastián a hacerlas «permanentes» e incluso a ser «más ambicioso en las limitaciones».

Por su parte, el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, ha señalado a Europa Press que la medida sugiere que «cuando se quiere tomar medidas, se puede», y el hecho de que estas medidas sean transitorias «lo demuestra».

En su opinión, es «una pena» que aunque las organizaciones ecologistas llevan pidiendo este tipo de medidas desde hace años, se tomen a raíz de una crisis en los países productores de petróleo y que en este caso las medidas se tomen por motivos «políticos o recaudatorios». «Se trata en este caso de reducir el consumo de petróleo», ha señalado a Europa Press, al tiempo que ha añadido que la medida de reducir la velocidad en autovías y autopistas y la bajada del precio de los billetes de tren son «medidas interesantes si son permanentes, y al ser transitorias, demuestra que no estas cuestiones no son intocables».

En todo caso, ha manifestado que estas medidas son «insuficientes» porque además no se toman para mejorar el clima y rebajar la contaminación, sino por las revueltas en el norte de Africa. «Si es transitoria poco impacto va a tener en el futuro», ha lamentado.

Por este motivo, a su juicio sería «bueno que se aprovechara la estela y se sigan tomando medidas», aunque considera que el quid de la cuestión son medidas fiscales para gravar los combustibles y los transportes más contaminantes. «Eso es lo que realmente permitiría una reducción importante del uso del petróleo», ha añadido.

En definitiva, opina que si se quiere «desactivar el uso normal del automóvil» se necesitan medidas «más estrictas» aunque desconfía de que las empresas automovilísticas, las petroleras o las constructoras lo vayan a permitir. «Es una pena que se necesiten cientos de muertos en Libia para que se tomen estas medidas. Es testimonial, pero demuestra que si se quiere se puede avanzar», ha apostillado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído