Nucleares. La Plataforma Antinuclear de Madrid se manifestará por el cierre de las centrales y la paralización del AT

La Plataforma Antinuclear de Madrid ha convocado una manifestación para el domingo 8 de mayo con el objetivo de reclamar el cierre de las centrales españolas, comenzando por Garoña (Burgos), y la retirada del actual proceso de selección del emplazamiento para el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos.

Esta plataforma, a la que se ha adherido Greenpeace, engloba a otras organizaciones como Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, IU Federal, IU Madrid, CGT, Cristianos de Base, el Grupo Verde y el Partido Comunista de Madrid.

En una marcha que se inciará en la madrileña Puerta de Toledo bajo el lema «�Nucleares cierre ya!», estas asociaciones defenderán el domingo 8 de mayo que «la energía nuclear es incompatible con un modelo energético ambientalmente sostenible. No es económicamente eficiente y no es socialmente justa. Ni segura, ni limpia, ni barata».

Entre los argumentos que esgrimen en contra de esta forma de generación energética, está el de la generación de residuos radiactivos, «imposibles de eliminar», y la contribución de la nuclear a la proliferación de las armas atómicas. Desde su punto de vista, es «un fracaso económico, tecnológico, medioambiental y social, causando graves problemas a la salud pública y al medio ambiente», con accidentes como los de Chernóbil y Fukushima.

«El movimiento antinuclear español se solidariza con el pueblo japonés ante la tragedia que está viviendo y exige un calendario de cierre urgente de las centrales nucleares comenzando por Garoña, además de la retirada del actual proceso de selección del emplazamiento del ATC, con apertura de un verdadero proceso democrático de participación pública».

Para esta plataforma, la energía nuclear es «cara, muy sucia y muy peligrosa». En este sentido, denuncia que el accidente de Fukushima, «pese a la presión mediática del ‘lobby’ nuclear, que intentó ocultarlo desde el primer momento, está afectando a decenas de miles de personas».

Argumenta, asimismo, que la inmensa mayoría de la población española rechaza la energía nuclear. Por ello, a su entender «es el momento de abandonar la energía nuclear»; algo que «es exclusivamente una cuestión de voluntad política, pues no hay ningún problema técnico, energético o económico que lo impida».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído