Los satélites GRACE, autores del descubrimiento

El deshielo eleva siete centímetros el nivel del mar en Groelandia

El escudo de hielo hizo frente a una pérdida de 240 gigatoneladas entre 2002 y 2011

Los satélites del Experimento de Recuperación Gravitatoria y Clima (GRACE, por sus siglas en inglés) han conseguido medir con precisión desde el espacio el derretimiento de los glaciares de Groenlandia, según los datos revelados por el Centro de Investigación Alemán de Geociencias (GFZ), justo cuando se celebra el décimo aniversario de estos satélites gemelos.

El escudo de hielo de Groenlandia tuvo que hacer frente a una pérdida de 240 gigatoneladas de masa entre 2002 y 2011; lo cual se correspondió con un aumento del nivel del mar de alrededor de 0,7 mm por año, es decir 7 centímetros en el conjunto del periodo. Estos datos se conocen gracias a las mediciones de alta precisión de la misión GRACE, cuyos registros resultaron en una imagen exacta, sin igual hasta la fecha, de la gravedad de la Tierra.

El principal objetivo científico de la misión de GRACE consistía en medir el campo gravitatorio de la Tierra, y sus cambios con el tiempo a escala mundial, con una precisión sin precedentes. Si la Tierra fuera una esfera homogénea, los dos satélites en órbita realizarían órbitas elípticas exactas, alrededor de ésta; sin embargo, la distribución desigual de la masa ocasiona perturbaciones en la trayectoria.

«El análisis de los satélites nos permite obtener la estructura irregular de la gravedad de la Tierra», explica Frank Flechtner, «sin embargo, esto requiere que las órbitas de los satélites sean medidas con alta precisión; cada uno de los dos satélites GRACE está, por lo tanto, equipado con un receptor GPS para el posicionamiento, un acelerómetro para corregir fuerzas perturbadoras -ocasionadas por la atmósfera residual y la radiación solar- y dos rastreadores para determinar la posición de los satélites en el espacio».

«Muchos procesos en el clima de nuestro planeta están acompañados de grandes redistribuciones de masas de agua, que se hacen visibles en el campo de gravedad», añade Flechtner; esto ha permitido, como el nombre de la misión indica, la primera observación y análisis de numerosos procesos relacionados con el clima a nivel mundial.

Otro de los objetivos científicos de la misión GRACE ha sido derivar, diariamente, alrededor de 150 perfiles de temperatura vertical distribuida y vapor de agua, a partir de datos GPS. Estos datos llegan al GFZ a través de su propia estación de recepción en Spitsbergen (Noruega), y se entregan a los centros meteorológicos mundiales durante las 2 primeras horas de ser recibidos, con el fin de mejorar los pronósticos meteorológicos a nivel mundial. Además, estos registros se utilizan para el estudio de los cambios climáticos inducidos por la atmósfera terrestre.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído