Ser conservador o progresista es el resultado de muchas vivencias a lo largo de la vida

¿Sabes cómo influye tu infancia en que seas de derechas o de izquierdas?

¿Sabes cómo influye tu infancia en que seas de derechas o de izquierdas?
Progre, facha, sectario, política y educación. PD

La nota es de Gema Lendoiro, aparece en ‘ABC‘ este 6 de febrero de 2016 y es, además de divertida, muy instrucitiva, sobre todo si tienes hijos y te interesa la política.

Es una pieza larga, de la que hemos extraido sólo un epígrafe:

¿Qué hace que una persona sea conservadora o progresista? ¿Nace? ¿Se hace? ¿Es el entorno? ¿Se hereda? ¿Es en contrapartida a lo que vive en su casa?

  • Desde que nacemos hasta la adolescencia, nuestros modelos de aprendizaje son los progenitores y la familia extensa.

  • Desde la adolescencia hasta la etapa adulta, imitamos y nos integramos en función de la disposición del grupo de iguales y desde la edad adulta, asimilamos comportamientos de entornos laborales, educativos y de nuestras parejas sentimentales para poder adaptarnos. Somos animales de costumbres y esto siempre es así con contadas excepciones.

  • Desde esta regla de aprendizaje social, está claro que buena parte de nuestro posicionamiento ideológico es una conducta aprendida mezcla de lo vivido en el seno intrafamiliar y lo vivido en el medio.

  • Nadie nace con un pensamiento preestablecido porque la ideología no es algo que se herede por genética, como sí lo es el color de los ojos.

  • El hecho de ser de una manera u otra, de comportarse de una forma u otra viene condicionado por lo visto, vivido, sentido y aprendido a lo largo de toda la vida.

  • Lo que también es cierto, que esas formas de ser y estar en la sociedad se magnifican durante una etapa vital muy concreta que es la adolescencia. Etapa que se caracteriza por la rebeldía y el cuestionamiento ante cualquier norma establecida, especialmente las que emanan del seno familiar.

  • En cuanto al aspecto ideológico del adolescente, no es que en esta etapa (por lo antes dicho) se configure en contraposición a lo vivido en casa, más bien lo que se produce es un radicalismo de esas vivencias (las y los adolescentes se posicionan en los extremos de las mismas ideologías con las que han crecido en casa) que por norma general se termina retrayendo al punto de origen a medida que vamos creciendo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído