Pequeñas pérdidas de hielo en la costa aceleran el movimiento de hielo a kilómetros

Desvelados los secretos del hielo de la Antártida

Desvelados los secretos del hielo de la Antártida
Antártida. EP

Un adelgazamiento de pequeñas áreas de hielo flotante en la costa de la Antártida puede acelerar el movimiento de hielo enraizado en rocas a cientos de kilómetros de distancia, según muestra un nuevo estudio.

Se sabe que las plataformas de hielo que rodean el continente regulan el flujo de hielo desde la tierra hacia el océano, pero hasta ahora se suponía que el flujo de hielo es más vulnerable a la fusión en la base cerca de la línea de tierra donde el hielo fluye desde la tierra al mar y se pone a flote.

Ahora, un equipo de científicos del Instituto Postdam de Investigación del Impacto Climático (PIK), en Alemania, descubrió que también fundirse cerca de las franjas y en medio de las plataformas de hielo puede tener efectos directos que llegan muy lejos hacia el interior.

Esto podría aumentar la pérdida de hielo y, por lo tanto, el aumento del nivel del mar.

«La desestabilización del hielo flotante en algunas áreas envía una señal de hasta 900 kilómetros a través de la plataforma de hielo más grande de la Antártida, que es en sí misma más grande que Alemania», dice la autora principal de este trabajo, Ronja Reese de PIK.

«Lo hace con una velocidad increíble, similar a la velocidad con la que viajan los impactos de un terremoto».

Las observaciones muestran que el hielo flotante que rodea la Antártida, llamado capa de hielo, está adelgazando, de ahí el interés en calcular las consecuencias para las enormes masas de hielo en la tierra.

Los científicos realizaron simulaciones por ordenador de los flujos de hielo para investigar este posible impacto del calentamiento global, causado por los gases de efecto invernadero generados por la quema de carbón y petróleo.

RIESGO DE LA ESTABILIDAD DEL HIELO

«Si bien el aire sobre la Antártida está constantemente por debajo del punto de congelación, el riesgo principal de la estabilidad del hielo proviene de las profundidades del mar circundante«, explica la coautora Ricarda Winkelmann de PIK, asesora de Reese.

«El agua más cálida en alta mar que accede a las cavidades debajo de las plataformas de hielo puede diluir el hielo flotante. Debido a que este hielo ya está en el agua, el derretimiento no aumenta el nivel del mar».

«Sin embargo, las plataformas de hielo son de gran importancia porque apuntala el flujo de hielo desde el hielo confinado en tierra hacia el océano. Los cambios en las plataformas de hielo pueden tener un gran impacto en el balance de esfuerzos en la línea de tierra de las masas de hielo continentales. Este proceso son en realidad la razón principal de la contribución del nivel del mar observada actualmente en la Antártida».

«Esta es la primera vez que el impacto del adelgazamiento de las plataformas de hielo alrededor de la Antártida se cuantifica de manera sistemática», afirma el coautor Hilmar Gudmundsson, del ‘British Antarctic Survey’, en Cambridge, Reino Unido.

«Pensamos que el impacto podría ser significativo, ahora sabemos que sí lo es».

Los científicos pudieron identificar las áreas de hielo flotante que pueden desencadenar la respuesta más fuerte y descubrieron que esas regiones de hielo flotante que resultan clave para la aceleración del flujo de hielo en el interior están ubicadas no solo cerca de las líneas de tierra de corrientes de hielo y hielo, sino también en las franjas de algunas plataformas de hielo, a menudo en aquellas partes que están más cerca de las aguas circundantes de la Antártida, que son más cálidas y, por lo tanto, están en mayor riesgo.

En los mares más meridionales de la Tierra, algunas de las capas inferiores del océano pueden ser más cálidas que las capas superiores que están más cerca del aire frío que está sobre ellas.

«Si bien nuestro enfoque es puramente diagnóstico y no puede traducirse directamente en un pronóstico de pérdida de masa de hielo, muestra los riesgos que corremos en la Antártida si no limitamos el calentamiento de nuestro planeta», advierte el coautor Anders Levermann de PIK y el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty (LDEO), en la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos.

«Hemos mapeado las regiones más críticas del hielo flotante que pueden inducir una fuerte respuesta del hielo anclado a tierra hasta incluso pequeños cambios en el espesor del hielo –explica–. Esto requiere una monitorización más específica de los cambios en el espesor del hielo o en la temperatura del océano debajo de estas áreas. Puede servir como una advertencia para todos nosotros de que lo que se ha llamado hielo eterno podría no ser tan eterno después de todo».

Sin embargo, el investigador sostiene que esto también significa que se necesita limitar el calentamiento global para estabilizar las masas de hielo de la Antártida, evitar muchos metros de aumento adicional del nivel del mar y, por lo tanto, proteger ciudades como Nueva York, Hamburgo, Mumbai y Shanghai.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído