Los científicos son incapaces de predecir el aumento del nivel mar este siglo por deshielo en la Antártida

Nueva York: Manhattan podría estar bajo el agua mucho antes de lo previsto

"Podríamos terminar con 2,4 metros de aumento del nivel del mar en 2100, pero no es probable que tengamos pruebas claras de eso para 2050"

Nueva York: Manhattan podría estar bajo el agua mucho antes de lo previsto
Manhattan podría estar bajo el agua mucho antes de lo previsto. NY

La inestabilidad de la corteza helada en amplias zonas de la Antártida puede hacer que hasta la década de 2060 no se sepa cuánto subirá el nivel del mar para fines de este siglo.

Es la conclusión de un nuevo análisis dirigido por la Universidad de Rutgers y New Brunswick, el primero en vincular las proyecciones mundiales y locales de aumento del nivel del mar con simulaciones de dos mecanismos principales por los cuales el cambio climático puede afectar a la gran capa de hielo de la Antártida.

La Tierra se enfrenta a una amplia gama de resultados posibles con el cambio climático.

En el extremo menos severo, 0,6 metros de aumento del nivel del mar a nivel mundial para el 2100 sumergirían la tierra que actualmente alberga a unos 100 millones de personas.

Hacia el extremo superior, 1,8 metros de altura, hundiría las casas actuales de más de 150 millones.

Pero el estudio, publicado en Earth’s Future, revela que los científicos no podrán determinar, basándose en mediciones de fenómenos a gran escala como el nivel del mar global y los cambios en la masa antártica, qué escenario enfrenta el planeta hasta la década de 2060. Entonces, las comunidades costeras deberían tener planes de contingencia flexibles para una amplia gama de resultados para el año 2100 y más allá, concluye el estudio.

«Hay mucha ambigüedad en las proyecciones posteriores a 2050 sobre el aumento del nivel del mar y es posible que tengamos que vivir con eso por un tiempo», dijo Robert E. Kopp, autor principal del estudio y profesor en el Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra. en Rutgers.

«Podríamos terminar con 2,4 metros de aumento del nivel del mar en 2100, pero no es probable que tengamos pruebas claras de eso para 2050».

El mundo puede hacer que los resultados del aumento del nivel del mar sean mucho más probables si se cumple el objetivo del Acuerdo de París 2015 de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero a cero en la segunda mitad de este siglo, según muestra el estudio.

Los científicos también pueden llegar a ser capaces de distinguir entre los diferentes escenarios antes, estudiando la física de los cambios locales en las capas de hielo y refinando las reconstrucciones de los cambios durante los períodos cálidos en la historia geológica.

El aumento del nivel del mar plantea un riesgo potencialmente existencial para las ciudades bajas y las áreas costeras de la Tierra, por lo que los planificadores, funcionarios ambientales, propietarios y otros deben tomar en serio cualquier aumento proyectado, dijo Kopp, director del Instituto de la Tierra, Océano y Ciencias Atmosféricas de Rutgers. Además de sumergir permanentemente la tierra costera, el aumento del nivel del mar hará que el daño por huracanes empeore en el futuro, dijo.

Este estudio combina un marco de proyección de aumento del nivel del mar bien establecido con un modelo de capa de hielo antártico que simula dos vías que pueden conducir a la inestabilidad de la capa de hielo.

La primera de estas vías, la inestabilidad de las placas de hielo marinas, se ha estudiado durante décadas, pero la segunda, la inestabilidad de los acantilados de hielo marino, solo se ha considerado recientemente como un importante contribuyente al futuro cambio en el nivel del mar.

Un proceso llamado «hidrofracturación», implicado en la ruptura de la plataforma de hielo Larsen B en 2002 en la Península Antártica, podría dejar amplias franjas de la costa antártica con acantilados de 900 metros de altura expuestos al océano abierto y sujetos a colapso bajo su propio peso.

Si es así, la interacción entre el hidrofracturado y el colapso del hielo podría impulsar el nivel del mar global mucho más de lo proyectado en el informe de evaluación de 2013 del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) y en un estudio de 2014 liderado por Kopp.

«La pérdida generalizada de plataformas de hielo en la Antártida, impulsada por un océano que se calienta o una atmósfera cálida, podría significar un desastre para nuestras costas, y existe una sólida evidencia geológica que respalda lo que los modelos nos dicen», dijo Robert M. DeConto de la Universidad de Massachusetts Amherst, coautor del estudio y uno de los desarrolladores del modelo de lámina de hielo utilizado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído