Las fluctuaciones explican parte de las modificaciones meteorológicas en Europa y el norte de América

Las corrientes en chorro extreman las olas de mal tiempo en Europa

Las corrientes en chorro extreman las olas de mal tiempo en Europa
Frío, lluvia, nieve, hielo. PD

El aumento de fluctuaciones en la trayectoria de la corriente en chorro del Atlántico Norte desde hace 50 años coincide con eventos climáticos más extremos en Europa, como sequías y olas de calor.

Es la conclusión de un estudio dirigido por la Universidad de Arizona, primera reconstrucción de cambios históricos en la corriente en chorro del Atlántico Norte antes del siglo XX.

Al estudiar los anillos de los árboles en las Islas Británicas y el noreste del Mediterráneo, el equipo descubrió el clima de esas regiones a fines del verano que se remonta a casi 300 años, hasta 1725.

«Encontramos que la posición de la corrientes en chorro en verano ha sido un fuerte motor de los extremos climáticos en Europa durante los últimos 300 años», dijo Trouet.

Con un registro de 290 años de la posición de la corriente en chorro, Trouet y sus colegas determinaron que las oscilaciones entre las posiciones norte y sur de esta corriente atmosférica a gran altura se volvieron más frecuentes en la segunda mitad del siglo XX, dijo.

«Desde 1960 tenemos más años en que la correinte está en una posición extrema». Trouet dijo, y agregó que el aumento no tiene precedentes. Cuando la corriente en chorro se encuentra en la posición extrema del norte, las Islas Británicas y el oeste de Europa tienen una ola de calor de verano, mientras que el sureste de Europa tiene fuertes lluvias e inundaciones, dijo.

Cuando se encuentra en la posición extrema del sur, la situación cambia: Europa occidental tiene fuertes lluvias e inundaciones, mientras que el sureste de Europa tiene temperaturas extremadamente altas, sequías e incendios forestales.

«Las olas de calor, las sequías y las inundaciones afectan a las personas», dijo Trouet. «Las olas de calor y la sequía que están relacionadas con los extremos de estas corrientes en chorro ocurren por encima de las temperaturas que ya están aumentando y el calentamiento global, es un doble golpe».

Los eventos climáticos extremos del verano en el medio oeste estadounidense también están asociados con movimientos extremos hacia el norte o hacia el sur de la corriente en chorro, escriben los autores.

«Estudiamos la posición de verano del chorro del Atlántico Norte. Lo que estamos experimentando ahora en América del Norte es parte del mismo sistema de corriente en chorro», dijo Trouet, cuyo estudio ha sido publicado en Nature Communications.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído