Detener la caza furtiva

Astroecología: salvar animales en riesgo con software para estrellas

Astroecología: salvar animales en riesgo con software para estrellas
El león contra el elefante. EP

Una colaboración entre astrofísicos y ecólogos en la Universidad John Moores, Inglaterra, está ayudando a monitorizar especies raras y en peligro y detener la caza furtiva.

El software y las técnicas astrofísicas se aplican a imágenes infrarrojas térmicas capturadas por drones para detectar e identificar automáticamente animales, incluso por la noche, cuando ocurre la mayor actividad de caza furtiva.

Los drones pueden inspeccionar grandes áreas de terreno de difícil acceso desde arriba, permitiendo a los ecologistas llegar a áreas complicadas y monitorizar la vida silvestre sin molestar a los animales. El proyecto lo presenta este martes Claire Burke en la Semana Europea de Astronomía y Ciencias Espaciales (EWASS, por sus siglas en inglés) en Liverpool.

Burke explica:

«Con las cámaras térmicas infrarrojas, podemos ver fácilmente animales como resultado de su calor corporal, de día o de noche, e incluso cuando están camuflados en su entorno natural. Dado que los animales y los humanos en las imágenes térmicas ‘brillan’ de la misma manera, como estrellas y galaxias en el espacio, hemos podido combinar la experiencia técnica de los astrónomos con los conocimientos de conservación de los ecologistas para desarrollar un sistema para encontrar a los animales o cazadores furtivos de forma automática».

El proyecto se basa en algoritmos de aprendizaje automático y herramientas de detección astronómica desarrolladas a través del software de código abierto, Astropy. Después de un proyecto piloto inicial para probar el concepto con imágenes infrarrojas de vacas y humanos filmadas por drones en una granja en Wirral, el equipo de LJMU ha trabajado con Knowsley Safari y Chester Zoo para construir bibliotecas de imágenes para capacitar el software para reconocer diferentes tipos de animales en distintos tipos de paisaje y vegetación.

Ahora, el equipo se está embarcando en pruebas de campo con especies en peligro de extinción.

«Tuvimos nuestra primera prueba de campo en Sudáfrica en septiembre pasado para detectar conejos ribereños, una de las especies de mamíferos más amenazadas del mundo. Los conejos son muy pequeños, por lo que el avión no tripulado voló bastante bajo a una altura de 20 metros. Aunque esto limitó el área que podíamos cubrir con el dron, logramos cinco avistamientos. Dado que hubo aproximadamente 1.000 avistamientos de conejos en Riverine por parte de alguien en total, fue un verdadero éxito».

El equipo ha desarrollado un software que modela los efectos de la vegetación que bloquea el calor corporal, permitiendo la detección de animales ocultos por árboles u hojas. El sistema ahora se está perfeccionando y actualizando para compensar los efectos atmosféricos, el clima y otros factores ambientales.

Los aspectos técnicos del proyecto se presentan este miércoles en EWASS por Maisie Rashman.

«La humedad puede ser un problema, pero nuestros mayores problemas ocurren cuando la temperatura del suelo es muy similar a la del animal que estamos tratando de detectar».

Los astro-ecólogos se enfrentan a sus próximos desafíos de campo en mayo, en busca de orangutanes en Malasia y monos araña en México, seguidos en junio de una búsqueda de delfines de río en Brasil.

«Nuestro objetivo es crear un sistema que sea fácil de usar para conservacionistas y guardabosques en cualquier parte del mundo, lo que permitirá rastrear, encontrar y controlar a los animales en peligro y detener la caza furtiva antes de que suceda».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído