Ciencia Viral

La nueva fase de globalización compromete la reducción de CO2

La nueva fase de globalización compromete la reducción de CO2
CO2 EP

Una «nueva fase de globalización» entre los países en desarrollo podría socavar los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones.

El estudio, en el que participaron investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA), en Inglaterra, y colegas de China y Estados Unidos, analizó cómo las cadenas de suministro complejas están distribuyendo industrias intensivas en energía y sus emisiones de CO2 en todo el Sur global. Descubrió que el comercio entre países en desarrollo, conocido como comercio Sur-Sur, se duplicó con creces entre 2004 y 2011.

Algunas actividades de producción se están trasladando de China y India a otros países en desarrollo, como Indonesia, Vietnam y Tailandia, en particular para la producción de materias primas y bienes intermedios en sectores de gran consumo de energía. A su vez, el crecimiento de las emisiones de CO2 incluidas en las exportaciones chinas se ha desacelerado o revertido, mientras que las emisiones incorporadas en las exportaciones, como los textiles, de regiones menos desarrolladas como Vietnam y Bangladesh, han aumentado.

El comercio internacional subió en más del 50 por ciento de 2005 a 2015, y aproximadamente el 60 por ciento del aumento estuvo vinculado al incremento de las exportaciones de los países en desarrollo. Sin embargo, durante el mismo periodo, el comercio Sur-Sur creció aún más rápido, más que triplicándose, para alcanzar el 57 por ciento de todas las exportaciones de los países en desarrollo (9,3 billones de dólares) en 2014.

Los autores, cuyo trabajo se publica en ‘Nature Communications’, advierten que esta tendencia puede socavar seriamente los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones globales que se basan cada vez más en reunir contribuciones voluntarias de naciones más pequeñas y menos desarrolladas.

ESTRUCTURA CAMBIANTE DE LA PRODUCCION CHINA

Este trabajo sigue la investigación publicada el mes pasado en ‘Geophysical Research Letters’, en la que los autores argumentan que las emisiones de CO2 incorporadas a las exportaciones chinas han alcanzado su punto máximo debido a la estructura cambiante de la producción china. Sugieren que se debe prestar más atención a garantizar que los países que pueden reemplazar parcialmente a China.

El coautor en ambos estudios Dabo Guan, profesor en economía del cambio climático en la Escuela de Desarrollo Internacional de la UEA, dice: «El rápido crecimiento en el comercio Sur-Sur refleja una fragmentación de las cadenas de suministro mundiales donde las etapas de producción temprana de muchas industrias se han trasladado de países como China e India a economías con salarios más bajos, una tendencia que se ha acelerado desde la crisis financiera mundial en 2008».

«Además de sus importantes implicaciones para el desarrollo económico global, estas tendencias afectarán la magnitud y la distribución regional de las futuras emisiones globales de CO2», añade. Se ha prestado relativamente poca atención al rápido aumento del comercio Sur-Sur desde la crisis financiera mundial de 2008-2009.

Sin embargo, el período desde 2009 también ha visto disminuciones en el consumo de carbón chino que apuntalan una nivelación de las emisiones globales de CO2, así como la forja del Acuerdo de París por el cual las naciones están determinando sus contribuciones al esfuerzo global para reducir las emisiones de CO2.

«La intensidad de carbono de la próxima fase del desarrollo económico mundial determinará si se alcanzarán objetivos climáticos ambiciosos, como la estabilización a 2 ° C, y nuestros hallazgos muestran el naciente aumento de las actividades de producción que consumen mucha energía y emisiones en otros países asiáticos como Vietnam y Pakistán», resume el profesor Guan.

«El éxito de los esfuerzos internacionales de mitigación del clima puede depender de reducir el crecimiento de la energía y las emisiones de carbón en países industrializados y en vías de industrialización. De lo contrario, países como China e India pueden cumplir con su contribución determinada nacionalmente bajo el Acuerdo de París al vaciar la fabricación de alto valor energético y energía, y la deslocalización de esas actividades a mercados emergentes en otras partes de Asia con medidas de política climática menos estrictas», añade.

«Por lo tanto, la mitigación exitosa del cambio climático depende de la descarbonización no solo de los sistemas de energía en los países desarrollados sino también de todo el proceso de industrialización», subraya. Los investigadores utilizaron los últimos datos disponibles sobre comercio internacional y emisiones de CO2 de 2004, 2007 y 2011 para rastrear las emisiones relacionadas con productos y servicios intermedios y finales de 57 sectores industriales que se comercializaron entre 129 regiones (101 de las cuales son países individuales).

En total, las emisiones de CO2 incluidas en los bienes y servicios exportados desde los países en desarrollo aumentaron en un 46 por ciento entre 2004 y 2011, de 2,2 a 3,3 gigatoneladas (Gts). Aunque una cantidad sustancial y creciente de estas emisiones estuvo representada en las exportaciones a las regiones desarrolladas (1,8 Gt en 2004 y 2,2 Gt en 2011, creciendo en un promedio de 2,9 por ciento por año), las emisiones incorporadas en el comercio Sur-Sur aumentaron mucho más rápidamente: de 0,47 Gt en 2004 a 1,1 Gt en 2011 (1,33 por ciento por año). El crecimiento se debe principalmente al aumento del volumen de las exportaciones y en parte a la disminución de la intensidad de las emisiones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído