Medioambiente

¿Sabías que cumplir con París exige una fuerte inversión en bajas emisiones?

¿Sabías que cumplir con París exige una fuerte inversión en bajas emisiones?
CO2, emisiones, contaminación y clima. EP

La inversiones en bajas emisiones de carbono necesitarán aumentar de manera sustancial para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global bajo de los 2 grados Celsius.

Un nuevo estudio, liderado por el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) y publicado en ‘Nature Energy’, encuentra que se puede lograr una transformación fundamental del sistema energético global con un aumento comparativamente modesto en las inversiones generales.

Sin embargo, se necesita un cambio radical de las inversiones que vayan desde los combustibles fósiles hacia las energías renovables y la eficiencia energética, incluidas las inversiones dedicadas a medidas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Como parte del Acuerdo de París en 2015, muchos países definieron Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) diseñadas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. El estudio confirma que los incentivos actuales como los CDN no darán suficiente impulso para el «cambio pronunciado» en las carteras de inversión que se necesitan para transformar el sistema de energía.

Para mantener el aumento de la temperatura global a entre 1,5 y 2 grados, las inversiones en energía baja en carbono y eficiencia energética probablemente tendrán que superar las inversiones en combustibles fósiles tan pronto como en 2025 y luego crecer mucho más. Las «brechas de inversión» de baja emisión de carbono y eficiencia energética calculadas por los investigadores son sorprendentes.

Para cumplir con los CDN de los países, se necesitará una inversión adicional de 130.000 millones de dólares para 2030, mientras que, para alcanzar el objetivo de 2 grados, la brecha es de 320.000 millones y para 1,5 grados es de 480.000 millones. Estas cifras de inversión representan más de una cuarta parte de las inversiones totales en energía previstas en el escenario base, y hasta la mitad en algunas economías como China e India.

NECESIDADES DE INVERSION ENERGETICA

Los científicos señalan que las inversiones en la transformación del sistema de energía para reducir los gases de efecto invernadero son un orden de magnitud mayor que las requeridas para cumplir otros ODS, como acceso a la energía, agua potable, contaminación del aire, seguridad alimentaria y educación.

«Sabemos que limitar las temperaturas globales a muy por debajo de 2 grados exige que las energías renovables y la eficiencia crezcan rápidamente, pero pocos estudios han calculado las necesidades de inversión de energía para una transformación fundamental del sistema, al menos no con la vista puesta en 1,5 grados y utilizando múltiples marcos de modelado científico que se ejecutan uno al lado del otro «, dice el investigador de IIASA y autor principal del estudio, David McCollum.

Las seis herramientas de modelado de escenarios utilizadas por los investigadores, los llamados modelos de evaluación integrados, a menudo se emplean para evaluar los costos, el potencial y las consecuencias de diferentes futuros de energía, clima y desarrollo humano a mediano y largo plazo.

En este caso, los investigadores colaboraron en el marco del proyecto Horizonte 2020 ‘Vinculación de las políticas de clima y desarrollo: aprovechamiento de las redes internacionales y el intercambio de conocimientos (CD-LINKS)’. El proyecto reúne a importantes organizaciones internacionales de investigación para explorar estrategias de transformación nacionales y mundiales para el cambio climático y sus vínculos con una serie de objetivos de desarrollo sostenible.

«Este es el primer estudio científico que lleva a cabo un análisis sistemático y detallado de las necesidades de inversión energética para futuros, incluido el ambicioso objetivo de 1,5 grados. Encontramos que una estrategia de inversión de 1,5 grados será bastante diferente de una para alcanzar los 2 grados. En particular, las inversiones en la transmisión y el almacenamiento de energía, así como para las energías renovables y la eficiencia deberían ampliarse más rápidamente para llegar a 1,5 grados», dice el director del Programa de Energía del IIASA, Keywan Riahi.

«Por otro lado, ambos objetivos (1,5 y 2 grados) significarán que las inversiones la extracción de carbón y la generación continua de energía fósil sin captura y almacenamiento de carbono necesitarán reducirse rápidamente para evitar un mayor enganche del sistema en la infraestructura de combustibles fósiles», añade.

Los resultados de este análisis proporcionaron una base científica fundamental para una metodología desarrollada por y para la industria bancaria para mejorar su comprensión del cambio climático, cómo podría afectar a las empresas y cómo gestionar mejor los riesgos relacionados con el clima.

Los científicos esperan que sus hallazgos sean útiles para los analistas de políticas nacionales y mundiales y los responsables de la formulación de políticas, así como para aquellos del sector privado que trabajan en las áreas de energía, cambio climático y sostenibilidad en los próximos años.

«Es importante que los profesionales del sector financiero sepan cuánta más inversión en soluciones bajas en carbono se necesita para que el mundo cumpla los objetivos de París. Las promesas de CDN son un paso en la dirección correcta, aunque los cambios mucho más profundos en la energía, aunque se necesitan cambios mucho más profundos en la cartera de inversión en energía», dice uno de los coautores del documento, Elmar Kriegler, vicepresidente del campo de investigación ‘Soluciones sostenibles’ en el Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK), en Alemania.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído