El Generalísimo hizo implantar el horario de Alemania al terminar la Guerra Civil

El ministro Borrell no descarta que España cambie de ‘huso horario’ y abandone el que impuso Franco

El ministro Borrell no descarta que España cambie de 'huso horario' y abandone el que impuso Franco
Husos horarios en Europa y países vecinos. PD

Una muestra más de que ‘Spain is different‘. Era sábado 16 de marzo de 1940 y en España, las once de la noche pasaron a ser las doce por orden del gobierno de facto del general Franco.

Aunque en ese momento probablemente nadie lo esperaba, la decisión marcó el inicio de un cambio en la historia del país que está todavía rodeado de polémica (¿Sabes por qué España tiene un huso horario que no le corresponde?).

Cuando lo anunció, el gobierno afirmó que «oportunamente» avisaría del restablecimiento de la hora «normal».

Con ello se refería al huso horario del meridiano de Greenwich (GMT, en invierno), el que corresponde a España por su geografía, ya que la mayor parte de la península queda dentro la zona determinada por esta línea imaginaria adoptada como referencia para los husos horarios de todo el mundo.

Toda España (salvo las Islas Canarias, donde hay una hora menos) tiene la Hora Europea Central (la de Berlín) en lugar de la Occidental (la de Londres), lo que implica una hora de adelanto con respecto al sol en invierno y dos en verano, como promedio.

Pero esto nunca sucedió y 78 años después esa anomalía sigue marcando el día a día de los 46 millones de españoles.

Pues eso puede cambiar. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, no descartó este 31 de agosto de 2018 que España pueda tener «otro huso horario» más acorde a su posición geográfica, después de que la Comisión Europea (CE) propusiera hoy poner fin al cambio de hora estacional en la Unión Europea a raíz de una consulta pública.

«Quizá España tiene que estar en otro huso horario. Francamente, no lo sé. Demos la oportunidad al Parlamento Europeo a ver si es capaz de encontrar un común denominador entre países que están en situaciones geográficas tan diferentes».

Borrell, que está en Viena en la reunión de ministros de Exteriores, no ha hecho referencias ni a Franco ni al Valle de los Caídos, que es lo habitual de su jefe Pedro Sánchez.

Incidió el ministro sólo en que se trata de una propuesta que tiene que ser debatida en el Parlamento Europeo:

«Donde todos los países tendrán que explicar su punto de vista y en qué medida eso favorece o no los procesos de conciliación de la vida familiar, adaptación de horarios a las horas de luz y consumos de energía».

«Seguro que no lo ven igual los lapones que los portugueses», agregó, aunque admitió que no es «un experto» en el asunto.

Preguntado por si se inclina más por el horario de verano o el de inverno, se mostró indiferente:

«Mis horarios son continuados en invierno y en verano».

La Comisión Europea informó el pasado 17 de agosto de que la consulta pública para recabar opiniones sobre la posibilidad de modificar la directiva europea que regula el cambio horario registró una cifra récord de participaciones.

Unos 4,6 millones de europeos de los 28 países de la Unión hicieron sus aportaciones a través de un cuestionario en línea.

«Los parlamentarios de cada país tendrán que explicar cómo afecta a los ciudadanos de cada país; esa es la gran virtud que tiene la asamblea parlamentaria, que a veces dicen que tiene poca utilidad, esta es la prueba de que tendrá que decidir sobre un problema que afecta a la vida de la gente, la economía y el consumo energético»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído