CAMBIO CLIMÁTICO

Una telaraña gigante envuelve por sorpresa a todo un pueblo de Grecia

Los vecinos y turistas de Aitoliko se ven sorprendidos por una rápida extensión de nidos de arácnidos de la familia ‘Tetragnathidae’

Por muy seguro que seas, es casi imposible no sentir un leve escalofrío bajando por tu columna vertebral.

La telarañas de los relatos fantásticos de J.R.R. Tolkien (El hobbit y El Señor de los Anillos) se quedan cortas ante la gigantesca masa de tela de arañas que se puede observar desde el pasado 17 de septiembre de 2018  en Aitoliko, a 250 kilómetros al oeste de Atenas (Grecia).

Vecinos y turistas de esta población del municipio de Messolonghi conocían las costumbres de las arañas que cubren parte de los árboles y arbustos junto al lago Aitoliko pero nunca habían observado un fenómeno invasivo tan rápido y extenso como el que esta semana les está haciendo famosos en todo el mundo.

Las telarañas asociadas de Aitoliko cubren más de 3.000 metros cuadrados de vegetación y caminos (en una zona próxima al lago de al menos 300 metros de largo), según algunos medios de comunicación locales.

Las imágenes ampliamente difundidas en las redes sociales en internet muestran claramente la extensión y densidad de las telas, en un fenómeno natural muy poco apto para los aracnofóbicos.


Según indicaron especialistas al diario local Daily Hellas, una hipótesis de la extensión de la telaraña es que se trate de una singular eclosión de arañas de la familia Tetragnathidae que extienden sus hilos para construir y proteger sus nidos.

En este caso, el fenómeno puede haber sido aumentado por las condiciones ambientales, con temperaturas relativamente altas, mucha humedad y proliferación de mosquitos.

Para tranquilidad de las personas aprensivas, los expertos aseguran que ni estas arañas ni sus telarañas suponen riesgos de importancia para el medio ambiente, los animales domésticos o los humanos.

Una fiesta

Maria Chatzaki, profesora de biología molecular y genética de la Universidad Demócrito de Tracia, en Grecia, dijo que las altas temperaturas, la gran cantidad de humedad y alimento crean las condiciones ideales para que la especie se reproduzca masivamente.

«Es como si las arañas se estuvieran aprovechando de estas condiciones y estuvieran teniendo una especie de fiesta. Se aparean, se reproducen y crean una generación completamente nueva».

«Estas arañas no son peligrosas para los humanos y no causarán ningún daño a la flora de la zona».

«Las arañas tendrán su fiesta y muy pronto morirán».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído