Universidad de Adelaide

El aptornis, un ave gigante extinta en Nueva Zelanda, eran originarios de Africa

El aptornis, un ave gigante extinta en Nueva Zelanda, eran originarios de Africa
El Aptornis. EP

Aptornis, la extinta ave gigante no voladora de Nueva Zelanda, tiene entre sus parientes vivos más cercanos a los diminutos sarothrura de Madagascar y Africa.

Dirigida por la Universidad de Adelaide, una investigación publicada en la revista Diversity mostró que entre los parientes vivos más cercanos de los aptornis de Nueva Zelanda, que pesaban hasta 19 kilogramos, se encuentran los pequeños sarothura, que pueden pesar tan solo 25 gramos.

La cercanía de la relación sugiere fuertemente que los antepasados de los aptornis volaron a Nueva Zelanda después de que se aislaran físicamente de otras tierras.

Este hallazgo refleja la estrecha relación entre el kiwi de Nueva Zelanda y las aves elefante de Madagascar extintas, descrita por investigadores de la Universidad de Adelaida en 2014, insinuando una conexión biológica poco apreciada entre Madagascar y Nueva Zelanda.

Al igual que el moa más conocido, las dos especies de aptornis, la de la Isla del Norte y la de la Isla del Sur, desaparecieron después de la llegada de los primeros maoríes a Nueva Zelanda, que los cazaron y despejaron sus hábitats forestales. A diferencia de los moa, los aptornis eran depredadores y no herbívoros.

«Las aptornis carecían casi completamente de alas y tenían un enorme cráneo y pico reforzados, casi como un hacha, que es donde obtuvieron su nombre en inglés (adzebill)», dice Alexander Boast, autor principal y ex estudiante de maestría en la Universidad de Adelaida.

«Si no se hubieran extinguido, estarían entre las aves vivas más grandes».

Un equipo de investigadores de Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos analizaron datos genéticos de las dos especies de aptornis.

«Una gran cantidad de investigaciones genéticas y publicidad anteriores se han centrado en el moa, que sabemos que eran parientes lejanos del avestruz, el emu y el casuario», dice Kieren Mitchell, investigador postdoctoral en la Universidad de Adelaida.

«Pero nadie había analizado la genética del aptornis, a pesar de un gran debate sobre qué eran exactamente y de dónde venían».

«Sabemos que las aptornis han estado en Nueva Zelanda por un tiempo relativamente largo, ya que previamente descubrimos un fósil de 19 millones de años en la Isla Sur», dice el coautor y profesor asociado Trevor Worthy, un paleontólogo en la Universidad de Flinders.

«Una pregunta clave es si han estado presentes desde que Nueva Zelanda se separó de los otros fragmentos del supercontinente Gondwana o si sus ancestros volaron a Nueva Zelanda desde otro lugar más adelante».

Investigadores en el Centro Australiano para el ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida y en el Laboratorio del ADN Antiguo de la Universidad Curtin secuenciaron ADN de fragmentos de hueso y cáscara de huevo de aptornis. Compararon esto con el ADN de aves vivas para descubrir la identidad y el origen de la especie.

«Es posible que la antigua migración de aves entre Madagascar y Nueva Zelanda haya ocurrido a través de la Antártida».

«Algunas regiones costeras del continente permanecieron cubiertas de bosques y sin hielo hasta hace tan solo 30 millones de años».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído