MEDIOAMBIENTE Y HOMBRE

Planeta Tierra: Carbono radiactivo de ensayos nucleares ha llegado a las fosas abisales

Planeta Tierra: Carbono radiactivo de ensayos nucleares ha llegado a las fosas abisales
Carbono en la atmósfera

El carbono radioactivo liberado en la atmósfera a partir de las pruebas de bombas nucleares del siglo XX ha llegado a las partes más profundas del océano.

Un nuevo estudio en la revista Geophysical Research Letters presenta la primera evidencia de carbono radioactivo proveniente de pruebas de bombas nucleares en tejidos musculares de crustáceos que habitan en las fosas oceánicas de la Tierra, incluida la Fosa de las Marianas, el punto más profundo del océano.

Los organismos en la superficie del océano han incorporado esta «bomba de carbono» en las moléculas que forman sus cuerpos desde finales de los años cincuenta. El nuevo estudio encuentra que los crustáceos en las fosas de los océanos profundos se alimentan de materia orgánica de estos organismos cuando cae al fondo del océano.

Según los autores del estudio, los resultados muestran que la contaminación humana puede ingresar rápidamente a la red alimentaria y abrirse camino hacia las profundidades del océano.

«Aunque la circulación oceánica tarda cientos de años en llevar agua que contiene carbono radiactivo a la fosa más profunda, la cadena alimentaria lo logra mucho más rápido», dijo Ning Wang, un geoquímico de la Academia de Ciencias de China en Guangzhou y primer autor del nuevo estudio.

«Hay una interacción muy fuerte entre la superficie y el fondo, en términos de sistemas biológicos, y las actividades humanas pueden afectar a los biosistemas incluso a 11.000 metros, por lo que debemos tener cuidado con nuestros comportamientos futuros», dijo Weidong Sun, un geoquímico en la Academia China de Ciencias en Qingdao, China, y coautor del nuevo estudio.

El carbono 14 es un carbono radioactivo que se crea de forma natural cuando los rayos cósmicos interactúan con el nitrógeno en la atmósfera. El carbono 14 es mucho menos abundante que el carbono no radiactivo, pero los científicos pueden detectarlo en casi todos los organismos vivos y usarlo para determinar las edades de las muestras arqueológicas y geológicas.

Las pruebas de armas termonucleares realizadas durante las décadas de 1950 y 1960 duplicaron la cantidad de carbono-14 en la atmósfera cuando los neutrones liberados de las bombas reaccionaron con el nitrógeno en el aire. Los niveles de esta «bomba de carbono» alcanzaron su punto máximo a mediados de la década de 1960 y luego cayeron cuando las pruebas nucleares atmosféricas se detuvieron. En la década de 1990, los niveles de carbono-14 en la atmósfera habían descendido a alrededor del 20 por ciento por encima de sus niveles de prueba previa.

Esta bomba de carbono cayó rápidamente de la atmósfera y se mezcló con la superficie del océano. Los organismos marinos que han vivido en las décadas desde este tiempo han utilizado la bomba de carbono para construir moléculas dentro de sus células, y los científicos han observado niveles elevados de carbono-14 en los organismos marinos desde poco después de que comenzaron las pruebas de bombas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido