Calentamiento Global

Groenlandia pierde en un solo día 11.000 millones de toneladas de hielo

Groenlandia pierde en un solo día 11.000 millones de toneladas de hielo

El planeta se calienta. La ola de calor procedente del Sáhara que se instaló en España y en el sur de Europa a principios de julio ha llegado ahora a Groenlandia, donde el 56% del territorio está siendo afectado por el derretimiento de hielo, llegando a perder 11.000 millones de toneladas en un día y 160.000 millones de toneladas de hielo solo en julio, según ha informado la portavoz de la Organización Meteorológica Mundial de la ONU, Clare Nullis, según recoge 20minutos y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

A pesar de que es común que en verano el hielo se derrita, este año han saltado las alarmas: el proceso comenzó en mayo, y desde entonces las temperaturas han sido constantes y se han situado por encima de la media. Además, la ola de calor acelerará el proceso de derretimiento.

Estos fenómenos, sumados al invierno suave y seco de este año, hacen creer a los científicos que este verano se superarán los niveles de deshielo de 2012, cuando se llegaron a los 250.000 millones de toneladas de agua.

Por el momento, y según los informes de los Científicos del Instituto Meteorológico, se superarán las 190 gigatoneladas de hielo derretido a finales de mes, lo que aún se encuentra por debajo de los niveles récord de 2012.

Como en Groenlandia, otras zonas del Ártico, como Alaska, Canadá o Siberia, está padeciendo inusuales temperaturas, en algunos casos de hasta 34 grados.

Consecuencias globales
Las consecuencias de lo que está ocurriendo en Groenlandia afectarán en todo el mundo, ya que el derretimiento inundará las aguas del Atlántico Norte con agua dulce, lo que provocará unas lluvias torrenciales mucho más fuertes en zonas templadas del Hemisferio Norte, incluida España, como las que llevamos sufriendo en los últimos años.

Además, el agua producida por el derretimiento de hielo añadirá más de un milímetro a los niveles globales del mar, aunque los países en los trópicos podrían sufrir un aumento de dos o más milímetros.

Por otro lado, las altas temperaturas potenciarán los incendios forestales, lo que a su vez provocará que aumenten las emisiones de CO2 a más de 70.000 megatoneladas.

Desde Greenpeace piden un cambio en los hábitos alimenticios, porque la ganadería industrial y la expansión agrícola están deforestando el planeta, luego calentándolo, para acabar derritiendo glaciares y los casquetes polares.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído