El cambio climático hace que comprar árboles de Navidad sea más difícil que nunca

El cambio climático hace que comprar árboles de Navidad sea más difícil que nunca

Si está comprando un árbol de Navidad en vivo este año, es posible que tenga que buscar más duro que en el pasado. En los últimos cinco años, se ha informado sobre la escasez de árboles de Navidad en muchas partes de los Estados Unidos.

Un factor es que los productores vendieron tierras y plantaron menos árboles durante y después de la recesión de 2008. En la vida útil de los árboles de Navidad, la década desde 2008 hasta el presente es aproximadamente una sola generación de plantaciones. Sin embargo, en mi investigación sobre las dimensiones humanas de los sistemas agrícolas y alimentarios, también veo otros factores en juego.

Los árboles de Navidad tardan de 6 a 12 años en madurar, y las preferencias de los consumidores a menudo cambian más rápido de lo que los agricultores pueden ajustar. El cambio climático está alterando los patrones de temperatura y lluvia, lo que afecta gravemente la capacidad de los productores para producir árboles de alta calidad y las variedades que buscan los clientes. Y al igual que la población general de los EE. UU., Los productores y compradores de árboles de Navidad están envejeciendo.

En conjunto, estas tendencias no son un buen augurio para los amantes de los árboles de Navidad, los productores o la industria. Sin embargo, hay oportunidades para que los agricultores más jóvenes ingresen a este mercado, ya sea a tiempo completo o parcial. Si los productores nuevos y principiantes viven en un área con condiciones ambientales apropiadas, los árboles de Navidad son un cultivo complementario de alta calidad que los agricultores pueden usar para diversificar sus operaciones y proporcionar ingresos fuera de temporada, según recoge James Robert Farmer en qz y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Evolución de las preferencias del consumidor

A partir de 2017, había alrededor de 15,000 granjas de árboles de Navidad en los EE. UU. La mayoría tienen alrededor de 23 acres de tamaño, y casi la mitad de ellas recaudan menos de $ 25,000 anualmente. Una gran cantidad de empresas de árboles de Navidad son parte de operaciones agrícolas más grandes, y muchos productores tienen trabajos fuera de la granja.

Nuestro equipo envió recientemente una encuesta a 1,500 residentes de Indiana seleccionados al azar para ver cómo el comportamiento del consumidor podría afectar a los productores de árboles del estado. Los compradores de árboles de Navidad nos dijeron que principalmente buscan árboles de agujas cortas, como abetos y abetos (38%), seguidos de variedades de agujas medianas como los pinos escoceses (24%).

Más del 42% de los encuestados compraron su árbol en una granja de árboles de Navidad, mientras que casi el 32% los compró en un lote de árboles u otra pequeña empresa, y aproximadamente el 20% obtuvo su árbol de grandes cadenas o tiendas minoristas como Home Depot o Lowes.
Una encuesta nacional de consumidores realizada por la National Christmas Tree Association encontró que los compradores también compraron árboles de granjas de árboles de Navidad (28%) y minoristas de grandes cadenas (28%), seguidos de cerca por lotes minoristas (23%).

Según los datos de la asociación, de 2004 a 2017, la cantidad de árboles de Navidad reales vendidos se mantuvo relativamente estable, mientras que la cantidad de árboles artificiales vendidos se duplicó. Los verdaderos productores de árboles han perdido cuota de mercado debido a los árboles artificiales cada vez más populares, y pueden tener problemas para competir seriamente en el futuro previsible, debido al cambio climático y al envejecimiento de la población.

Evolución de las preferencias del consumidor

A partir de 2017, había alrededor de 15,000 granjas de árboles de Navidad en los EE. UU. La mayoría tienen alrededor de 23 acres de tamaño, y casi la mitad de ellas recaudan menos de $ 25,000 anualmente. Una gran cantidad de empresas de árboles de Navidad son parte de las operaciones agrícolas más grandes, y muchos productores tienen trabajos fuera de la granja.

Nuestro equipo envió recientemente una encuesta a 1,500 residentes de Indiana seleccionados al azar para ver cómo el comportamiento del consumidor podría afectar a los productores de árboles del estado. Los compradores de árboles de Navidad nos dieron que buscan principalmente árboles de agujas cortas, como abetos y abetos (38%), seguidos de variedades de agujas medianas como los pinos escoceses (24%).

Más del 42% de los encuestados compraron su árbol en una granja de árboles de Navidad, mientras que casi el 32% compró en un lote de árboles u otra pequeña empresa, y aproximadamente el 20% obtuvo su árbol de grandes cadenas o tiendas minoristas como Home Depot o Lowes.
Una encuesta nacional de consumidores realizada por la Asociación Nacional de Árboles de Navidad encontró que los compradores también compraron árboles de granjas de árboles de Navidad (28%) y minoristas de grandes cadenas (28%), seguidos de cerca por lotes minoristas (23%).

Según los datos de la asociación, de 2004 a 2017, la cantidad de árboles de Navidad reales se vendió relativamente limitada, mientras que la cantidad de árboles artificiales vendidos se duplicó. Los productores verdes de árboles han perdido cuota de mercado debido a los árboles artificiales cada vez más populares, y pueden tener problemas para competir seriamente en el futuro previsible, debido al cambio climático y al envejecimiento de la población.

Estas condiciones extremas disminuyen la tasa de éxito del árbol joven, lo que contribuye a la escasez de árboles cuando el material plantado hubiera madurado para la cosecha. Además, las temperaturas medias más altas en verano e invierno aumentan la mortalidad de los árboles al empeorar las presiones de enfermedades y plagas, lo que hace que los árboles sean menos resistentes.

En una encuesta de 2018 que nuestro programa distribuyó a 95 productores de árboles de Navidad de Indiana, el 60% de los encuestados dijo que las condiciones ambientales estaban desafiando sus operaciones. Entre los productores, más del 70% destacó las sequías como un gran desafío. Más del 50% de los encuestados informaron tener problemas con enfermedades, presión de insectos y olas de calor. Alrededor del 30% indicó que los consumidores estaban buscando árboles que les resultaban difíciles o imposibles de cultivar, como los abetos Fraser, que son nativos de las zonas de mayor elevación de las montañas del sur de los Apalaches.
Envejecimiento de agricultores y compradores

Los agricultores estadounidenses están envejeciendo y los productores de árboles de Navidad no son la excepción. En toda la industria agrícola, la edad promedio de los agricultores aumentó de 56.3 en 2012 a 57.5 en 2017.

En nuestra encuesta de los productores de árboles de Navidad de Indiana, encontramos que su edad promedio era de 64 años y que el 62% de las operaciones agrícolas no tenían un plan de transición. Además, el 28% de los productores tenían la intención de dejar de plantar árboles en los próximos cinco años. Estos resultados sugieren que muchos nuevos productores de árboles de Navidad necesitarán ingresar al negocio solo para mantener los niveles de producción actuales.

Los compradores también están envejeciendo. En nuestra encuesta de consumidores, los compradores que compraron árboles reales o artificiales tenían alrededor de 50 años en promedio, mientras que los que no compraron árboles tenían 64 en promedio. Los comentarios escritos sugirieron que era menos probable que las personas levantaran un árbol cuando había menos personas, especialmente niños, en la casa y el trabajo recaía en una o dos personas.

Plantando para el futuro

Para que las granjas de árboles de Navidad sobrevivan, los compradores deberán ser más flexibles. Es posible que tengan que conformarse con un pino escocés en lugar de un abeto Fraser, o para comprar un árbol cosechado en lugar de cortar el suyo. Esto es particularmente cierto para los compradores que esperan hasta el final de la temporada o desean una variedad de árboles que no se puede cultivar en su entorno local.

¿Quién cultivará la próxima generación de árboles? La buena noticia es que para los productores potenciales, la competencia es escasa y la demanda es estable. Los aspirantes a cultivadores de árboles de Navidad deberían considerar trabajar con productores locales que están envejeciendo y que buscan desacelerar o abandonar la industria. Los agricultores de otros sectores, como los productores de frutas y verduras que venden localmente, podrían considerar los árboles de Navidad como una forma de aumentar los ingresos fuera de temporada.

Es poco probable que el encanto de un árbol recién cortado se desvanezca, por lo que el cultivo de árboles de Navidad podría ser una aventura gratificante para los productores que son lo suficientemente pacientes como para plantar ahora para los clientes en 2027.

James Robert Farmer ha colaborado con la Asociación de Productores de Árboles de Navidad de Indiana en investigaciones relacionadas con árboles de Navidad reales u-cut. Recibió fondos del Departamento de Agricultura del Estado de Indiana a través de una Subvención de Bloques de Cultivos Especializados del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para realizar investigaciones sobre árboles de Navidad en Indiana.

 

 

Christmas tree shopping is harder than ever, thanks to climate change and demographics

Christmas trees at Twin H Tree Farms in Bloomington, Indiana.
Indiana University/James Brosher, CC BY-ND

James Robert Farmer, Indiana University

If you’re shopping for a live Christmas tree this year, you may have to search harder than in the past. Over the last five years Christmas tree shortages have been reported in many parts of the U.S.

One factor is that growers sold off land and planted fewer trees during and after the 2008 recession. In the lifespan of Christmas trees, the decade from 2008 to the present is roughly a single generation of plantings. However, in my research on the human dimensions of farming and food systems, I also see other factors at play.

Christmas trees take 6 to 12 years to mature, and consumer preferences often change more quickly than farmers can adjust. Climate change is altering temperature and rainfall patterns, which severely affects growers’ ability to produce high-quality trees and the varieties that customers seek. And like the overall U.S. population, Christmas tree growers and shoppers are aging.

Collectively, these trends don’t bode well for Christmas tree lovers, the growers or the industry. However, there are opportunities for younger farmers to enter this market, either full- or part-time. If new and beginning growers live in an area with appropriate environmental conditions, Christmas trees are a high-quality complementary crop that farmers can use to diversify their operations and provide off-season income.

Workers deliver the 2018 U.S. Capitol Christmas Tree to the U.S. Capitol Building, Nov. 26, 2018, from Willamette National Forest in Oregon.
AP Photo/Pablo Martinez Monsivais

Evolving consumer preferences

As of 2017, there were about 15,000 Christmas tree farms across the U.S. Most are around 23 acres in size, and nearly half of them gross less than US$25,000 annually. A great number of Christmas tree ventures are part of larger farm operations, and many growers hold off-the-farm jobs.

Our team recently sent a survey to 1,500 randomly selected Indiana residents to see how consumer behavior could affect the state’s tree farmers. Christmas tree shoppers told us that they predominantly seek short-needle trees, such as firs and spruces (38%), followed by medium-needle varieties like Scotch pines (24%).

Over 42% of respondents purchased their tree from a Christmas tree farm, while nearly 32% bought them from a tree lot or other small business, and approximately 20% got their tree from large chain or retail stores such as Home Depot or Lowes.
A national consumer survey conducted by the National Christmas Tree Association found that shoppers equally purchased trees from Christmas tree farms (28%) and large chain retailers (28%), followed closely by retail lots (23%).

According to the association’s data, from 2004-2017 the number of real Christmas trees sold stayed relatively steady, while the number of artificial trees sold more than doubled. Real tree growers have lost market share to increasingly popular artificial trees, and may have trouble seriously competing for the foreseeable future, due to climate change and an aging population.

Noble Mountain Tree Farm in Oregon harvests trees by helicopter.

Weather woes

Climate change is directly and indirectly affecting Christmas tree growers across the U.S. Droughts in 2012 and 2014 and spring floods in 2019 have taken a toll on plantings, particularly young saplings. A farmer in southern Indiana recently told me that 2019 was the wettest spring and the driest summer and fall he could recall over the past 29 years.

These extreme conditions decrease sapling success rate, which contribute to tree shortages when the planted stock would have matured for harvesting. In addition, higher average summer and winter temperatures are increasing tree mortality by worsening disease and pest pressures, making trees less resilient.

In a 2018 survey that our program distributed to 95 Indiana Christmas tree growers, 60% of respondents said that environmental conditions were challenging their operations. Among the growers, over 70% highlighted droughts as a major challenge. More than 50% of respondents reported having problems with disease, insect pressure, and heat waves. About 30% indicated that consumers were searching for trees that were difficult or impossible for them to grow, such as Fraser firs, which are native to higher-elevation areas of the southern Appalachian mountains.

Christmas tree production is concentrated in cooler regions of the U.S.
USDA/NASS

Aging farmers and shoppers

U.S. farmers are getting older, and Christmas tree growers are no exception. Across the farming industry, the average farmer’s age rose from 56.3 in 2012 to 57.5 in 2017.

In our survey of Indiana Christmas tree growers, we found that their average age was 64 and that 62% of farm operations did not have a transition plan in place. Additionally, 28% of growers intended to stop planting trees in the next five years. These results suggest that many new Christmas tree farmers will need to enter the business just to maintain current production levels.

Buyers are also aging. In our consumer survey, shoppers buying either real or artificial trees were in their mid-50s on average, while those who did not purchase trees were 64 on average. Written comments suggested that people were less likely to put up a tree when fewer people, particularly children, were in the house and the work fell to one or two individuals.

Planting for the future

For Christmas tree farms to survive, shoppers will need to be more flexible. They may have to settle for a Scotch pine instead of a Fraser fir, or for buying a harvested tree rather than cutting their own. This is particularly true for buyers who wait until late in the season or want a tree variety that cannot be grown in their local environment.

Who will grow the next generation of trees? The good news is that for potential growers, competition is sparse and demand is stable. Aspiring Christmas tree farmers should consider working with aging local growers who are seeking to slow down or transition out of the industry. Farmers in other sectors, such as fruit and vegetable producers selling locally, might consider Christmas trees as a way to bolster off-season income.

The allure of a fresh-cut tree is unlikely to fade, so Christmas tree farming could be a gratifying venture for growers who are patient enough to plant now for customers in 2027.

[ You’re smart and curious about the world. So are The Conversation’s authors and editors. You can read us daily by subscribing to our newsletter. ]The Conversation

James Robert Farmer, Associate Professor, Indiana University

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído