¿Qué es el polvo del Sáhara? Una espesa nube marrón viaja de África a América

¿Qué es el polvo del Sáhara? Una espesa nube marrón viaja de África a América

Un tremendo manchurrón de espeso polvo marrón enturbia desde hace algunos días el mar Atlántico, uniendo los 10.000 kilómetros que separan África de América, y haciendo olvidar el intenso azul habitual visto desde arriba.

Se trata otra vez del fenómeno del polvo del Sáhara, una masa de aire muy seco y lleno de polvo del desierto norafricano– que se mueve hacia América, en este caso, y que lo pone todo perdido y bastante asqueroso.

En el Caribe ya han comenzado a sentir sus efectos en este junio de 2020: varios países del área han recomendado a sus ciudadanos que usen mascarillas y eviten actividades al aire libre dada las altas concentraciones de partículas en el aire.

Y también, han emitido advertencias para embarcaciones por la reducción de la visibilidad en la navegación que provoca el polvo sahariano.

El polvo en suspensión procedente del Sáhara es un fenómeno meteorológico provocado por los vientos del sur que, cuando se mueven hacia zonas cercana al norte de África, producen un efecto de succión de forma que el polvo llega a capas altas de la atmósfera y desde allí es transportado a otras latitudes.

Incluso en España sufrimos con cierta frecuencia este problema, aunque no sea en casos de una masa tan espesa, pero es habitual que de cuando en cuando llueva barro y el cielo esté impracticable:

El polvo del Sáhara dispara la contaminación en España

De hecho, hay un estudio hecho de este caso afectando a Madrid: estimando que, entre 1999 y 2005, el 23 por ciento de las superaciones del valor límite diario de concentración de partículas en suspensión (PM10) se produjeron bajo los efectos de episodios de transporte de partículas a larga distancia, como el polvo desértico africano.

Durante un periodo de siete años, Salvador y su equipo han evaluado cuatro escenarios distintos localizados en diferentes zonas de la Comunidad de Madrid que incluyen una vía de gran afluencia de tráfico, un núcleo urbano a pocos kilómetros de la ciudad, las afueras de un pueblo en un entorno rural y un emplazamiento situado en pleno campo, alejado de las fuentes de origen humano.

Como era de esperar, en áreas rurales se producen menores superaciones del valor límite diario, aunque una mayor proporción de las partículas es atribuible al polvo sahariano.

Por otra parte, los investigadores han analizado la influencia de las PM2,5, que incluyen los metales pesados y otros compuestos orgánicos y tienen efectos más nocivos.

En este caso, el estudio aporta otra novedad, y es que los niveles de estas pequeñas partículas en la ciudad de Madrid no sólo proceden del tráfico y de otras fuentes locales, sino que existe una cantidad, aún por determinar, que se ha desplazado desde el centro y el este de Europa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído