En los campos de arroz de Nakhon Pathom, en Tailandia 

El ejército de 10.000 patos que destruye plagas en los arrozales

El vídeo fue grabado por un dron y revela el trabajo de las aves acabando con las larvas que destruyen las plantaciones

Se mueven en perfecta sincronía a través del campo. Si observamos de lejos parece una organizada colonia de hormigas, pero si nos acercamos descubrimos a un todo un ejército de patos.

Se trata de 10.000 patos para ser exactos. Y tienen una sola tarea: acabar con las plagas de los arrozales en Tailandia. 

En Tailandia se les conoce como «patos cazadores» y sus presas son los indeseados huéspedes que se esconden en los cultivos.

Estas plagas son caracoles e insectos ocultos entre los rastrojos que amenazan con arruinar futuras cosechas.

Entonces, esta estrategia resulta benficiosa para todos.

«Así los granjeros usan menos químicos y los patos a cambio acaban con las plagas», cuenta Apiwat Chalermklin, criador de patos.

La espectacular imagen recuerda a las migraciones naturales de las aves porque se mueven en bandada por instinto. Y una vez completado el encargo, la marea de patos vuelve a su granja hasta la próxima misión de limpieza.

EL PATO COMO MASCOTA

Los patos tienen la capacidad de aprender y comprender órdenes.

También pueden jugar con sus dueños y al igual que otros animales domésticos, también responden al afecto.

Ellos se adaptarán muy bien a la convivencia con los humanos si se los entrena desde pequeños. Lo mejor es tener dos patos, ya que son muy sociales y prefieren vivir en grupo. Sin embargo, cuando crezcan, necesitan tener suficiente espacio cada uno para evitar el hacinamiento.

Los patos son criaturas muy precoces, y pueden ser muy buenos compañeros.

Suelen seguir a sus dueños y aunque pueden ser algo desordenados, son adorables. Las razas más populares, como animales domésticos, son Pekín, Cayuga y Campbell.

  • El Pekín es un pato grande, blanco y muy atractivo.
  • El Cayuga es más grande y su es color verde-negro. Es una raza más tranquila.
  • El Campbell es de tamaño mediado y su color es caqui.

El único inconveniente en todos estos patos es su esperanza de vida, cuyos promedios no superan los siete años, a diferencia de los perros o gatos que pueden llegar a vivir hasta más o menos de veinte años.

El comportamiento de este tipo de animales suele ser muy singular. Pueden ser un poco torpes, propensos a tropezar con las cosas y ser fácilmente heridos.

Por eso su hábitat debe ser espacioso y despejado de objetos que puedan limitar su paso.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Lo más leído