Pistas en el lecho del Océano Atlántico

Cambio Climático: ¿qué intensificó los ciclos glaciares hace un millón de años?

"Fue una de las transiciones climáticas más sustanciales y no la comprendemos del todo"

Cambio Climático: ¿qué intensificó los ciclos glaciares hace un millón de años?

Todo cambio. Y casi de repente empezó un frío glacial.

Un estudio ha encontrado pistas en el lecho del Océano Atlántico de por qué se intensificaron los ciclos glaciares hace un millón de años.

Según la investigación, pudo estar relacionado con la erosión previa de los suelos continentales, que posteriormente permitió a los glaciares adherirse a la dura roca subyacente con mayor eficacia.

Hace aproximadamente un millón de años se produjo un cambio importante en la respuesta del sistema climático de la Tierra a las variaciones de nuestra órbita alrededor del Sol. Este cambio se denomina Transición del Pleistoceno Medio (TPM).

Antes de la TPM, los ciclos entre períodos glaciares (más fríos) e interglaciares (más cálidos) se producían cada 41.000 años. Después de la ella, los periodos glaciares se volvieron más intensos, lo suficiente como para formar capas de hielo en el hemisferio norte que duraron 100.000 años. Esto dio a la Tierra los ciclos regulares de edad de hielo que han persistido en la época humana.

Los científicos se preguntan desde hace tiempo qué fue lo que provocó esto. Una razón probable sería un fenómeno llamado ciclos de Milankovitch -cambios cíclicos en la órbita de la Tierra y su orientación hacia el Sol que afectan a la cantidad de energía que absorbe la Tierra.

Ahora coinciden en que éste ha sido el principal motor natural de la alternancia de períodos cálidos y fríos durante millones de años. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que los ciclos de Milankovitch no sufrieron ningún tipo de cambio importante hace un millón de años, por lo que es probable que hubiera algo más en juego.

Coincidiendo con la TPM, un gran sistema de corrientes oceánicas que ayuda a mover el calor por todo el planeta experimentó un fuerte debilitamiento. Ese sistema, que envía el calor hacia el norte a través del Océano Atlántico, es la Circulación de Vuelo Meridional del Atlántico (AMOC).

Los científicos se han preguntado si esta desaceleración está relacionada con el cambio de los períodos glaciares y si es así, cómo y por qué y el nuevo estudio, publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ tiene una respuesta.

Los investigadores analizaron núcleos de sedimentos de aguas profundas tomados en el Atlántico sur y norte, donde las antiguas aguas profundas pasaron y dejaron pistas químicas. «Lo que descubrimos es que el Atlántico Norte, justo antes de este choque, actuaba de forma muy diferente al resto de la cuenca», señala en un comunicado el autor principal, Maayan Yehudai, que realizó el trabajo como estudiante de doctorado en el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia.

Antes de ese desplome de la circulación oceánica, las capas de hielo del hemisferio norte empezaron a adherirse a su lecho rocoso con mayor eficacia. Esto hizo que los glaciares aumentaran su grosor lo que, a su vez, condujo a un mayor enfriamiento global que antes, e interrumpió la cinta transportadora de calor del Atlántico. Esto provocó una mayor edad de hielo y al cambio de ciclo de la edad de hielo, explica Yehudai.

La investigación respalda una hipótesis debatida desde hace tiempo, según la cual la eliminación gradual de los suelos continentales resbaladizos acumulados durante las anteriores edades de hielo permitió que las capas de hielo se aferraran con más fuerza al lecho rocoso cristalino más antiguo y duro que había debajo, y se hicieran más gruesas y estables. Los hallazgos indican que este crecimiento y estabilización justo antes del debilitamiento de la AMOC configuró el clima global.

«Nuestra investigación aborda uno de los mayores interrogantes sobre el mayor cambio climático que hemos tenido desde el inicio de las edades de hielo –subraya Yehudai–. Fue una de las transiciones climáticas más sustanciales y no la comprendemos del todo».

Resalta que este descubrimiento «sitúa el origen de este cambio en el hemisferio norte y en las capas de hielo que se desarrollaron allí como impulsoras de este cambio hacia los patrones climáticos que observamos hoy. Se trata de un paso muy importante para entender qué lo causó y de dónde vino –asegura–. Destaca la importancia de la región del Atlántico Norte y de la circulación oceánica para el cambio climático presente y futuro».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído