Ciencia
La masa de hielo afectada por el calor en Groenlandia. GR

El 80 por ciento de Groenlandia está cubierta bajo una espesa capa de hielo que cada vez es más delgada.

El deshielo empezó a ser visible a mediados del siglo XIX cuando comenzamos a alterar la atmósfera, aumentó dramáticamente a mediados del siglo pasado y se ha acelerado en el actual, según una nueva investigación que publica la revista «Nature».

El deshielo de Groenlandia no es solo un ejemplo de cómo el cambio climático está alterando el Ártico sino que la subida del nivel del mar a nivel mundial es imparable.

La capa de hielo de Groenlandia es la mayor contribución a la subida del nivel del mar en todo el mundo y en estos momentos «está aportando más que en cualquier otro momento durante los últimos tres siglos y medio, si no es en miles de años», dijo Luke Trusel, glaciólogo de la Universidad de Rowan y autor principal del estudio.

La nueva investigación ha encontrado un aumento del 50 por ciento en la escorrentía total de la capa de hielo en comparación con el inicio de la era industrial y un aumento del 30 por ciento solo desde el siglo XX».

Más de la mitad del agua de la capa de hielo que ingresa al océano proviene de la escorrentía de la nieve derretida y el hielo glacial sobre la capa de hielo. El estudio sugiere que si la fusión de la capa de hielo de Groenlandia continúa a «niveles sin precedentes» por los veranos tan cálidos que estamos sufriendo, podría acelerar aún más el ritmo de deshielo y el aumento del nivel del mar.

«En lugar de aumentar de manera constante a medida que el clima se calienta, Groenlandia se derretirá cada vez más por cada grado de calentamiento. El derretimiento y el aumento del nivel del mar que ya hemos observado se verán empañados por lo que se puede esperar en el futuro a medida que el clima continúe calentándose».

Estudiar el corazón del hielo

El equipo de investigadores ha podido calcular el deshielo de Groenlandia durante los últimos tres siglos con un taladro del tamaño de un poste de semáforo para extraer los núcleos de hielo, así como una capa de hielo costera adyacente, en zonas que estaban a más de 6.000 pies sobre el nivel del mar.

Los científicos realizaron perforaciones en estas elevaciones para poder estimar cómo estaba la capa de hielo de Groenlandia en el siglo XVII. Durante los días cálidos de verano, la fusión se produce en gran parte de la superficie de la capa de hielo. En las elevaciones más bajas, donde la fusión es más intensa, el agua se escurre de la capa de hielo y contribuye al aumento del nivel del mar, pero no queda registro.

Sin embargo, en las elevaciones más altas, el agua de deshielo del verano se vuelve a congelar rápidamente por contacto con la capa de nieve debajo de la congelación que se encuentra debajo. Esto evita que se escape de la capa de hielo en forma de ríos. En su lugar, se forman bandas de hielo distintas que se acumulan en capas de hielo compactas a lo largo del tiempo y queda un rastro para la investigación.

Las muestras obtenidas del núcleo helado se examinaron en los laboratorios del Centro de Hielo de la Fundación Nacional de Ciencia de los EE. UU.

En Denver, Colorado, al Wheaton College en Norton, Massachusetts, y al Instituto de Investigación del Desierto en Reno, Nevada, donde los científicos midieron las propiedades físicas y químicas de los núcleos para determinar el espesor y la edad de las capas fundidas. Su estudio permitió realizar una crónica visual de cómo se ha derretido la superficie año tras año.

Los registros de los núcleos de hielo proporcionan un contexto histórico clave porque las mediciones satelitales, en las que los científicos confían para comprender las tasas de fusión en respuesta al cambio climático, solo han existido desde finales de la década de 1970.