Ciencia
México RT

En una semana llena de contaminación, en la que predominó un cielo plomizo y espeso en Ciudad de México, los habitantes elevaron sus plegarias a Tláloc, antiguo dios de la lluvia, para rogar que moviera las partículas de contaminación, según rt.

Con una contingencia ambiental extraordinaria que obligó a la suspensión de las actividades escolares, la prohibición de salir a los espacios públicos a hacer deportes, miles de autos impedidos para circular y una semifinal del fútbol que se cambió de sede, los 'chilangos' (habitantes de la capital) dejaron sus esperanzas en el antiguo dios mesoamericano, o al menos eso insinuaron en redes sociales.

Cerca de las 18:45 horas (tiempo local) comenzaron a caer las primeras gotas y muchos habitantes de la capital voltearon al cielo y agradecieron, con algo de bulla, que Tláloc mandó una lluvia para ayudar a disipar la masa de contaminación que cubría la Ciudad de México.