FAPAS da por extinguida la población de osos autóctonos de los Pirineos

FAPAS da por extinguida la población de osos autóctonos de los Pirineos

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) ha anunciado hoy que da por extinguida la población de osos autóctonos del Pirineo y ha apuntado directamente a los sucesivos gobiernos españoles y franceses como «los causantes» de la desaparición de esta especie.

FAPAS ha constatado que tras treinta años de trabajos de seguimiento de la población osera pirenaica y de la aportación de decenas de millones de euros, «supuestamente para beneficiar a los osos» en las montañas pirenaicas ya no vive ningún oso de origen autóctono.

Y es que, Camille, el último oso autóctono que sobrevivió hasta el pasado invierno en los Pirineos, enfermo y de una edad avanzada, «se da formalmente por muerto, tras varios meses sin poder ser localizado por los numerosos miembros de los equipos de vigilancia» del oso en los Pirineos.

Durante los últimos treinta años, la población de osos que habitaba las montañas pirenaicas desde hace miles de años, ha ido decreciendo paulatinamente, a pesar de la aportación de recursos económicos de los gobiernos de Francia y de España primero, y de las comunidades autónomas de Navarra, Aragón y Cataluña.

Según FAPAS, el error ha estado en que «los recursos económicos se han distribuido entre la sociedad implicada», pero «se ha evitado cualquier actuación de conservación de la especie en el territorio», por lo que la organización califica esta asignación de «fraude contra la biodiversidad».

También han aseverado que la reintroducción de los osos en los Pirineos procedentes de Eslovenia, «obedeció en su día a una estrategia planificada por instituciones turísticas francesas, que pretendían desarrollar una campaña de promoción turística».

Por ello, el biólogo norteamericano Tony Clevenger, «rechazó» dirigir el proyecto de reintroducción, considerándolo «un fraude, ya que la intención era una vez liberados los ejemplares, el recluirlos a una reserva cerrada donde sirvieran de atractivo turístico», han recordado.

Dadas las características de las montañas pirenaicas y la capacidad de adaptación de los osos eslovenos, una vez liberados, tuvieron capacidad de adaptarse al medio, truncando las expectativas iniciales y dando lugar a «un proceso de reintroducción traumático que ha condicionado serias disputas sociales en los Pirineos».

Actualmente, «las expectativas recuperación de los osos pirenaicos están basadas únicamente en la capacidad de supervivencia de los ejemplares liberados, que han conseguido reproducirse», ha apuntado FAPAS.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído