Asturias. La osa encontrada herida en el concejo de Cangas del Narcea sigue recibiendo asistencia sanitaria

La osa encontrada herida en el Parque Natural de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias el pasado mes de abril permanece aún en el centro de recuperación de Sobrescobio antes de su reintroducción en el medio natural.

Así lo han aconsejado esta semana los especialistas veterinarios que han sometido al ejemplar a una intensa exploración veterinaria con el fin de revisar el estado de salud del animal.

En el reconocimiento físico se ha podido comprobar que dos de las cuatro heridas graves con las que la osa llegó al Centro de Recuperación de la Fauna persisten, aunque otras dos están totalmente cicatrizadas.

Por ello, además de la pertinente limpieza antiséptica de la zona, se ha visto la conveniencia de aplicar un nuevo tratamiento antibiótico al ejemplar con el fin de evitar posibles infecciones. Los especialistas han valorado que teniendo en cuenta el estado de estas heridas y la época en la que estamos actualmente -en la que la gran presencia de insectos en el monte por el aumento de las temperaturas, podría producir una miosis en las heridas-, es conveniente que la osa permanezca aislada por lo menos otros 15 días (14 dura el tratamiento con antibióticos) con el fin de evitar posibles procesos infecciosos.

Una vez pasado este periodo de tiempo se volverá a realizar una exploración de las heridas para ver su evolución. El dispositivo que se ha trasladado hasta el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de Redes ha estado formado por veterinarios del Parque de la Naturaleza de Cabárceno, de la Universidad de León, del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC) y por veterinarios del Servicio de Medio Natural del Principado de Asturias, que fueron los encargados de realizar la sedación y posterior exploración del animal.

También le practicaron pruebas analíticas y de radiodiagnóstico. En primer lugar los veterinarios durmieron al animal con el fin de poder practicarle una exploración física completa. Seguidamente, se miró el peso y se le realizaron radiografías de la zona dañada. Por otra parte se le extrajo sangre, que fue enviada a Oviedo para analizar. Por último, se le realizó una endoscopia vaginal y una ecografía abdominal con el objeto de comprobar que no sufría daños en el aparato génito-urinario, que ha resultado estar en perfectas condiciones, por lo que a falta del resultado de las placas radiográficas y con las precauciones que ello impone, se puede deducir que el ejemplar no debería de tener ningún problemas para una futura gestación y parto. Las pruebas realizadas, con la salvaguarda de la espera por los resultados definitivos de la analítica sanguínea y de las pruebas radioscópicas, constatan la favorable evolución del animal y la progresiva adquisición de un buen estado de salud en general. En la actualidad, su peso es de 42,5 kilogramos, 16,5 kilos más que cuando llegó al centro, y su cuello ha crecido desde los 38 centímetros. hasta los 44 cm. De los resultados obtenidos hasta ahora se deduce por tanto una correcta evolución que hace albergar fundadas esperanzas sobre una posible reintegración al medio natural en un plazo no muy lejano.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído