La escasez de corales es probablemente la causa del varamiento

El misterio de los cientos de estrellas de mar que murieron de hambre

Centenares de coronas de espinas fueron halladas en una playa del sur de Japón

El misterio de los cientos de estrellas de mar que murieron de hambre
Las coronas de espinas pueden medir hasta 60 centímetros y se alimentan de corales. EFE

Las estrellas, de la especie corona de espinas o acantáster púrpura (Acanthaster planci) fueron encontradas varadas y esparcidas por toda la playa en enero de 2012, pero sólo ahora científicos japoneses confirmaron la causa de su muerte.

En 2009 se había detectado un boom en la población de estas estrellas, que se alimentan de los pólipos en los corales.

Las coronas de espinas se encuentran entre las especies de estrellas de mar de mayor tamaño. Pueden medir hasta 60 centímetros de diámetro y poseen entre 11 y 20 brazos.

Su cuerpo está cubierto de espinas que le proporcionan protección contra depredadores.

La razón de la explosión en las poblaciones de estas estrellas sigue siendo un misterio, pero los eventos en la isla Ishigaki dejan en evidencia qué puede suceder cuando estos animales, que se desplazan lentamente a unos veinte metros por hora, consumen por completo sus fuentes de alimento.

VARAMIENTO

«La escasez de alimentos, es decir, de corales, es probablemente la causa del varamiento», dijo Go Suzuki, de la Agencia de Investigaciones sobre Pesca de Japón.

Suzuki y sus colegas describen en el estudio cómo un área cubierta en un 60% por corales acabó con una cobertura de 1% debido a la voraz corona de espinas.

Los científicos creen que la estrella de mar probablemente comenzó a desplazarse más y más en dirección hacia la playa en busca de alimento.

Suzuki cree que las corrientes pueden haber contribuido a empujar a los animales hacia la costa, sellando su destino trágico.

Los animales no murieron en el agua sino en la arena. Los investigadores creen que las corrientes depositaron las estrellas de mar en la playa, pero ya estaban demasiado débiles como para lograr desplazarse hacia el mar.

El estudio fue publicado en la revista Coral Reefs.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído