AL PRINCIPIO LOS PASAJEROS PENSABAN QUE ERA UNA BROMA

Una serpiente pitón viaja durante 90 minutos pegada al ala de un avión en pleno vuelo

El aparato se movía a una velocidad de 400 kilómetros por hora

Una serpiente pitón de unos tres metros de largo viajó pegada al ala de un avión de la aerolínea australiana Qantas durante 90 minutos sorprendiendo a sus ocupantes que viajaban desde Australia a Papúa Nueva Guinea, según ha informado el diario local The Sidney Morning Herald.

La pitón, una ‘amethystine’ no venenosa, apareció transcurrida una hora del vuelo de Qantas entre Qairns, en Queensland, y la capital de Papúa Nueva Guinea, Puerto Moresby, el 10 de enero de 2013.

Una pasajera descubrió la inesperada presencia del reptil en el ala y dio la voz de alerta a la tripulación. La pitón, que fue duramente castigada por el viento y también por las gélidas temperaturas que eran de -12 grados, no sobrevivió al vuelo.

El cuerpo de la serpiente fue golpeado una y otra vez contra el motor, dejando rastros de sangre en la pintura blanca de la nave ante la mirada atónita de los pasajeros.

Un miembro de la tripulación afirmó a medios australianos que la primera reacción ante los comentarios sobre la presencia de la pitón era que «tenía que ser una broma». «Cuando aterrizó el avión no podíamos creer que aún se movía. La vimos morir», explicó el pasajero Robert Weber a la emisora ABC.

Weber y las otras 43 personas a bordo del vuelo QF191 no pudieron hacer nada por salvar al animal, ya que la parte trasera de la serpiente se pegó al fuselaje a causa del viento de 400 kilómetros por hora. «No hubo ningún momento de pánico, en ningún momento a nadie se le ocurrió que podría haber otras dentro del avión», explicó el pasajero.

La aerolínea asegura que la presencia de la serpiente no tuvo ningún impacto en la seguridad el vuelo. La aeronave fue revisada cuando llegó al aeropuerto de Port Moresby.

El presidente de la Asociación Australiana de Ingenieros Aeronáuticos, Paul Cousins, explicó que «aparentemente la serpiente se arrastró hasta el tren de aterrizaje, posiblemente se resguardó allí y desde ahí se subió al ensamblaje trasero»

Las pitones australianas son las serpientes más largas de Australia. Se alimentan de roedores y a menudo se esconden en lugares cerrados para emboscar a sus presas.

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído