Los chinos alegan que es 'cariño' y que lo hacen para que no muerdan

Indignación las redes sociales por el ‘maltrato’ a dos crías de oso panda

Las imágenes muestran a dos cuidadores de la Base de Investigación de Crianza de Pandas Gigantes de Chengdu (China) empujando y arrastrando sin miramientos a dos crias de oso panda

Las imágenes de una pareja de jóvenes osos panda gigante empujados por sus dos cuidadores, grabadas por el circuito cerrado de la Base de Investigación de Crianza de Pandas Gigantes de Chengdu (Sichuan), ha desatado la polémica entre los internautas chinos.

Desde que fueron colgadas por primera vez el pasado 12 de julio de 2017 en la red Weibo por un usuario conocido como «Yixilan», han provocado decenas de miles de entradas y reacciones encontradas.

El oso panda es una especie originaria de la propia China y un animal muy venerado en aquel país.

En concreto, en estado salvaje sólo se encuentran en las remotas regiones montañosas del centro de China.

Publicaciones especializadas como National Geographic han estimado en unos 1.000 el número de osos panda gigantes en libertad, mientras que un centenar estarían en cautividad por zoos de todo el mundo siendo una de sus principales atracciones.

En declaraciones a medios locales como «Shanghai Daily», el director de la Base de Investigación de Crianza de Pandas Gigantes de Chengdu (Sichuan) ha disculpado la conducta de los cuidadores del vídeo asegurando que no había mala intención en su modo de proceder.

En concreto, según este alto funcionario, sus movimientos fueron «demasiado enérgicos y rápidos.

Ha añadido que «el vídeo que ha circulado por las redes es sólo un parte del incidente y que no se muestran las heridas que habrían recibido en sus manos y piernas durante todo ese tiempo».

Sin embargo, este funcionario sí ha admitido que el comportameinto de sus trabajadores ha sido «inapropiado» y que ellos deberían haber tratado más «cuidadosamente» a las crías.

«Hemos apercibido a nuestro criadores, mostrándoles cómo deben actuar en estas situaciones de la forma más apropiada», ha añadido el responsable de este centro de Chengdu (Sichuan).

Los tres cuidadores, en el vídeo aparecen sólo dos, ya han pedido disculpas y aducido que las crías de oso panda se encontraban aquel día más inquietas de lo habitual. Uno de los cuidadores ha mostrado sus heridas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído