Una cualidad humana no compartida por nuestros parientes más cercanos

Los bonobos no conocen la generosidad prefieren aliados prepotentes a cooperantes

Los bonobos no conocen la generosidad prefieren aliados prepotentes a cooperantes
Los bonobos, los parientes más cercanos de los seres humanos. PE

La generosidad con los demás se muestra como una cualidad humana no compartida por nuestros parientes más cercanos, puesto que los bonobos se sienten más atraídos por quienes no ayudan.

Es la conclusión de una nueva investigación, en la que científicos de la Universidad de Duke se sorprendieron al ver que estos simios africanos, nuestros parientes más cercanos en el reino animal junto con los chimpancés, demostraban ser menos agresivos que los chimpancés.

Los resultados, que se publican este jueves en la edición digital ‘Current Biology’, respaldan la idea de que la tendencia a evitar a las personas que maltratan a los demás es una de las cosas que diferencian a los humanos de otras especies.

Incluso los bebés de apenas tres meses de edad muestran la capacidad de distinguir a los buenos de los trepas y prefieren interactuar con personas que ven ayudando a otros sobre aquellos que son malos, muestran estudios previos.

Para saber si nuestros parientes más cercanos comparten el mismo prejuicio social, el invetigador de Duke Brian Hare, profesor asociado de Antropología Evolutiva, y el estudiante de doctorado Christopher Krupenye, analizaron bonobos adultos en ‘Lola ya Bonobo Sanctuary’ en la República Democrática del Congo.

En una serie de ensayos, mostraron 24 vídeos animados de bonobos de una forma parecida al come-cocos mientras luchan por escalar una colina. Luego, otra figura de caricatura entra en escena. A veces es un personaje útil que le da al come-cocos un empujón hacia la cima, y otras veces es inútil y lo lleva hacia abajo.

Entonces, los investigadores ofrecieron a los bonobos dos trozos de manzana, uno colocado debajo de un recorte de papel del personaje útil y otro debajo del inútil, y calibraron la preferencia de los bonobos al observar para ver cuál alcanzaban primero.

En otro experimento, los bonobos vieron una parodia en la que un actor humano deja caer un animal de peluche fuera de su alcance. Luego, otra persona trata de devolver el juguete a su dueño legítimo, pero antes de que pueda, una tercera persona se lo arrebata. Después, los bonobos eligen si aceptan una pieza de manzana del bienhechor o del ladrón.

En cada experimento, los bonobos fueron capaces de distinguir entre personas útiles e inútiles al igual que los humanos; pero a diferencia de los humanos, la mayoría de los bonobos tendía a elegir a las malas personas. Los autores también midieron las preferencias básicas de los simios para cada una de las personas en el ‘sketch’ de peluches al comienzo del experimento, antes de que se desarrollara el drama con el juguete.

A los bonobos les gustaban aún más las personas malas después de que comenzaron a comportarse mal.

LOS BONOBOS PREFIEREN TENER PODEROSOS ALIADOS

Los investigadores dicen que puede haber una buena razón para estos resultados desconcertantes: podría ser que los bonobos interpretan la rudeza como un signo de estatus social y simplemente intentan mantener a los individuos dominantes de su lado.

En otras palabras, vale la pena tener poderosos aliados.

Para probar la idea, el equipo mostró a 24 bonobos otro conjunto de vídeos animados en el que un personaje de dibujos animados repetidamente evita que otro le reclame un lugar codiciado.

Los simios generalmente preferían el personaje que acaparaba el lugar sobre el que cedía. Para los bonobos, hablar con personas dominantes podría significar un mejor acceso a alimentos, compañeros u otras ventajas, o menos posibilidades de ser acosados por ellos mismos, explica Krupenye.

El hecho de que los bonobos prefieren a los abusones y los humanos no sugiere que la aversión a los idiotas sea un aspecto fundamental del comportamiento humano que pueda ser exclusivo de nuestra rama del árbol genealógico de los primates.

En los humanos, el pensamiento dice que evitar a los malhechores no solo ayuda a las personas a evitar malas parejas, sino que también desanima a los malhechores a comportarse mal en primer lugar. La amenaza del rechazo social los mantiene bajo control.

Los científicos dicen que este sesgo puede ser lo que permite a los humanos trabajar juntos en grandes cantidades, incluso con completos extraños, en formas que otras especies no lo hacen.

«Los humanos pueden tener esta preferencia única por los ayudantes que es realmente el corazón de por qué somos tan cooperativos», afirma Krupenye, ahora investigador postdoctoral en la Universidad de St Andrews en Escocia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído