Vida y Muerte

Borneo pierde más de 100.000 orangutanes en 16 años por la destrucción de su hábitat

La demanda global de recursos naturales es la principal causa del dramático declive

Borneo pierde más de 100.000 orangutanes en 16 años por la destrucción de su hábitat
Dos crías de orangutan. EFE

Entre 1999 y 2015, el número total de orangutanes nativos de la isla de Borneo, en Indonesia, se redujo en más de 100.000 animales, a pesar de los esfuerzosde conservación desde hace 50 años.

Este resultado –publicados por un equipo de 38 instituciones– internacionales significa, en primer lugar, que había más orangutanes en Borneo (‘Pongo pygmaeus’) que los estimados previamente y, en segundo lugar, que están desapareciendo incluso más rápido de lo que los investigadores habían previsto.

Las tasas más dramáticas de disminución de las poblaciones de orangutanes se encontraron en las áreas deforestadas y en las áreas convertidas en tierras agrícolas.

No obstante, sorprendentemente, el número absoluto de orangutanes que se perdieron fue mayor en bosques primarios y conectados, donde está la mayoría de los orangutanes.

En estas áreas forestales, las presiones humanas, como la muerte por conflicto, la caza furtiva y la recolección de orangutanes bebé para el comercio de mascotas, probablemente hayan sido los principales impulsores del declive.

El nuevo estudio, con una amplia cobertura de datos, está en línea con otro análisis publicado recientemente sobre las tendencias de la población de orangutanes, y refuerza la reciente inclusión del orangután de Borneo en la categoría de en Peligro Crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La autora principal del trabajo, Maria Voigt, del Centro de Investigación iDiv y el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, explica por qué las tasas actuales de disminución son mucho más altas de lo que se pensaba:

«A medida que recogimos más datos sobre la densidad y presencia de orangutanes, nuestra capacidad para modelar su distribución y las tendencias de la población mejoran».

«Así es como aprendimos que los orangutanes se distribuyen mucho más ampliamente y también están en áreas forestales más degradadas e incluso en algunas plantaciones».

A menudo, se ha descrito a los orangutanes como una especie altamente sensible que puede sobrevivir solo en las condiciones ecológicas más prístinas. Sin embargo, cuanto más aprenden los investigadores sobre los orangutanes, más encuentran que son resistentes y que pueden adaptarse a los nuevos desafíos.

Por ejemplo, los orangutanes caminan en el suelo con más frecuencia de lo que se pensaba anteriormente, y pueden alimentarse de plantas que no han sido parte de su dieta natural, como la acacia o la palma de aceite. Estos comportamientos pueden permitirles sobrevivir en paisajes fragmentados y parches de bosque mucho más pequeños de lo que previamente se creía posible.

LAS MATANZAS DE ORANGUTANES, LA ACCION HUMANA MAS DAÑINA

«Lo único que no pueden superar, sin embargo, son las altas tasas de asesinatos que se ven actualmente», explica el coautor Serge Wich, de la Universidad John Moores de Liverpool.

«Los orangutanes son una especie de cría muy lenta, y los modelos utilizados en estudios previos indican que, si se elimina solo uno de cada 100 orangutanes adultos de una población por año, esta población tiene una gran probabilidad de extinguirse».

Otro análisis sobre las tasas de muertes indicó que hasta tres o cuatro por cada 100 orangutanes adultos son eliminados por año de las poblaciones de Borneo, lo que explicaría la gran disminución de la población en las áreas forestales de Borneo.

Hay un giro positivo en la historia, dice Hjalmar Kühl, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y el Centro de Investigación iDiv, quien dirigió el estudio y ha realizado análisis similares para los orangutanes de Sumatra y los gorilas y chimpancés africanos.

«En realidad, hay más orangutanes de lo que habíamos pensado anteriormente, y algunas poblaciones parecen ser relativamente estables».

Esto también se demostró en un análisis de viabilidad de la población y el hábitat realizado recientemente, pero aún no publicado, coordinado por las autoridades de conservación de Indonesia en colaboración con expertos internacionales.

Estas poblaciones más seguras en partes de Borneo en Malasia y en parques nacionales más grandes de Borneo en Indonesia hacen que parezca improbable que el orangután de Borneo se extinga a corto plazo. Aun así, hay una necesidad urgente de prevenir muertes. Otros 45.000 orangutanes podrían desaparecer en los próximos 35 años debido solo a la pérdida de hábitat.

En la actualidad, se encuentran unos 10.000 orangutanes en áreas asignadas al desarrollo de la palma aceitera, pero aún están cubiertas de bosques. Si estas áreas cambian, la mayoría de ellos morirá.

La caza de carne, la matanza en situaciones de conflicto y la recolección de individuos como mascotas deben abordarse a través del contacto con el público, facilitando la resolución de conflictos en las comunidades y la aplicación de la ley, según los autores. Además, es necesario realizar más investigaciones sobre por qué las personas matan orangutanes en primer lugar.

«En términos de conservación, es clave que las autoridades de conservación indonesias y malayas retomen el mensaje de nuestro trabajo y que se desarrollen estrategias adecuadas que realmente aborden la cuestión.

«La población decae –dice Erik Meijaard, profesor adjunto del Centro de Excelencia para Decisiones Ambientales y la Universidad de Queensland y director de ‘Borneo Futures’ en Brunei–. El momento es bueno. Ambos países están desarrollando nuevos planes de acción a largo plazo para la conservación de orangutanes».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído