MUNDO ANIMAL

La misteriosa y acongojante desparición del pavo real albino del Zoo de Barcelona

Los pavos reales no forman parte de la colección del zoo, solo están ahí, errantes como bohemios vagabundos. Si se ha cometido un crimen, nadie lo investiga

La misteriosa y acongojante desparición del pavo real albino del Zoo de Barcelona
El pavo real albino. EP

Hay gente para todo (Un borracho molesta a un león en un zoo y es atacado ferozmente ).

Es el robo del siglo en el Zoo de Barcelona (Esta gata negra da un susto de muerte a dos zorros árticos en un zoo).

Bueno, del siglo solo han pasado 18 años y tampoco es que en el parque zoológico de la ciudad haya una vida delictiva para forjar leyendas como la de Al Capone, Jesse James o el Dioni, pero todos los indicios apuntan a que el pavo real albino que hacía las delicias de los críos y de los curiosos lo han afanado. Una joya con plumas.

Era, y habrá que confiar en que aún lo sea allá donde esté, una preciosidad, aunque fuera una anomalía genética, y más si era macho (cosa que los responsables del zoo no se molestaron en averiguar por no incordiar al pavo) porque entonces, cuando le llegue la edad del ídem, desplegará su cola, hará la rueda, como dicen los ornitólogos, y quienes asistan al espectáculo se sentirán tal vez como Ahab ante el cachalote albino, pero sin arpones y peligros de por medio. Pocas veces o nunca se puede presenciar este cortejo en blanco.

El ejemplar sisado nació en septiembre del 2015. Lo cómodo es decir que es albino, como Copito, pero su dolencia genética no es exactamente la misma. Sufre leucismo, simplemente falta de pigmento en las plumas, pero a diferencia de un albino auténtico no padece fotosensibilidad ni otros trastornos.

Leucismo

Como explica Carles Cols en ‘El Periódico’ este 24 de nero de 2019, como el leucismo proviene de un gen recesivo, los pavos reales níveos son inusuales. Hay que remontarse al 2007 para encontrar un antecedente similar en el Zoo de Barcelona. El caso es que el que ahora se echa en falta logró superar lo más difícil, su etapa de polluelo.

Estas aves no forman parte en realidad de la colección del zoo. Son la verdadera vida salvaje del parque, como los erizos o las garzas reales. No tienen un espacio asignado. Vagabundean de aquí para allá y, con buenos muslos y un aleteo decidido, son capaces en ocasiones de saltar el muro y plantarse en la Ciutadella. Suelen regresar

. Si Barcelona ya es muy bestia para los barceloneses, no digamos para una ave vestida de carnaval de Sitges. El caso es que, lo dicho, cuando son simples crías están expuestas a depredadores como gatos y rapaces. Nuestro pavo real superó esa prueba, pero (es solo una hipótesis a falta de que algún Colombo dé con otra pista) no fue capaz de hacer frente a la codicia humana.

La presencia de pavos reales en los jardines de Europa se la debemos, eso cuentan, a Alejandro Magno, que se los trajo de su ‘tourné’ como conquistador hacia el sol naciente. No consolidó su imperio, pero se trajo los pavos.

Tito Livio, en lo que es una de las primeras ucronías de la historia de la literatura, fantaseó con la posibilidad de que Alejandro hubiera tomado la ruta contraria, hacia occidente.

De España, en aquellos tiempos, se habría traído conejos. No es lo mismo.
Sin blancas plumas ensangrentadas, la hipótesis del ladrón de guante por supuesto blanco, cobra más fuerza

La cuestión es que el pavo real albino ya no está en el zoo. No consta en el diario de bitácora del director del parque, Sito Alarcón, qué día exactamente desapareció este miembro de la tripulación. Lo que la lógica deductiva apunta es que no murió allí. Los aproximadamente 45 pavos reales que campan a sus anchas por el zoo no son tontos. Saben que el recinto donde pace Pedro, el rinoceronte, es un lugar seguro.

No ponen los pies, en cambio, en casa de Susi, Yoyo y Bully, las elefantas. De lo tigres, ni imaginarlo. Y habrá que suponer que tampoco asoman el pico en el jardín del oso hormiguero, que ahí donde se le ve, tan chistoso con esa cara imposible, resulta que tiene una uña que siega vidas como un Conan. En resumen y por decirlo claro, que como nadie ha visto un montón de plumas blancas ensangrentadas no por aquí ni por allá, un caso que así resolvería hasta Watson, así que la hipótesis del hurto es la más factible.

Incluso por fechas. El dimorfismo sexual no se manifiesta en esta especie hasta los tres años de edad. Hay que echar cuentas. Nació en septiembre del 2015. Si era un macho, se supo a finales del 2018. Lo que no está claro es, como dicen los plumillas de sucesos, el ‘modus operandi’.

No parece esta la presa de un robagallinas cualquiera. Cruzado con otros ejemplares con la misma dolencia genética, vale su peso en oro. La peor de la opciones es que se lo haya llevado en volandas un Alejandro Dumas de los fogones locales, pues hete aquí que el escritor francés tanto te novelaba una venganza de aúpa como te dejaba para la posteridad varias recetas de pavo real. Lo que hubiera dado por uno albino.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído