Te interesa

¿Sabías que hablar con tus mascotas es un signo de inteligencia?

¿Sabías que hablar con tus mascotas es un signo de inteligencia?
Mascota RS

Es algo que todos podíamos intuir. Si alguna vez se han reído de vosotros, o al menos os han mirado raro, por poneros a hablar con vuestra mascota, que sepáis que hablar con vuestra mascota seguramente significa que sois más inteligentes que la media. Por fin ha llegado el día en el que no se considera «locas» a las personas que, como parte de su rutina diaria, hablan con sus mascota. ¡Al contrario!, según sq.

Resulta que esas personas que saludan sus animales con un «buenos días» o «¿qué tal te ha ido hoy?», son considerados más inteligentes que aquellos que no lo hacen. También el hecho de preferir la compañía de animales domésticos a la compañía de humanos.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Harvard, conducido por Gary D. Sherman y Jonathan Haidt, estas cosas no os convierten en alguien raro ni en un inadaptado social. Su estudio se centraba en la antropomorfización, o sea, el acto de atribuir forma humana o personalidad a cosas que no son humanas.

«Históricamente, el antropomorfismo ha sido tratado como un signo de infantilidad o estupidez. Pero, en realidad, es un subproducto natural de la tendencia que hace a los humanos excepcionalmente inteligentes en este planeta», aseguró Nicholas Epley, profesor de Ciencia Comportamental de la Universidad de Chicago.

El estudio de Harvard analizó a un grupo de personas que poseen animales en casa, y que manifestaron que hablaban con sus mascotas como si se tratara de una persona. Resulta que poner a nuestras mascotas nombres humanos es la forma más típica de antropomorfización. También, por ejemplo, referirnos a ellos como nuestros bebés.

Además, han concluído que el antropomorfismo es una señal de altos niveles de creatividad. ¡El cerebro humano es un lugar misterioso y fascinante!

Sea como sea, gracias a estas actitudes las mascotas aprenden palabras y gestos específicos, que nos acompañan por muchos años. Por ejemplo, un perro es capaz de reconocer cuando su humano está triste, si por ejemplo llora en voz alta. En la mayoría de los casos, el animal mostrará signos de empatía. ¡Y esto es una consecuencia del antropomorfismo!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído