MUNDO ANIMAL

Hembra de dragón logra tener una cría viva a pesar de ser virgen

Hembra de dragón logra tener una cría viva a pesar de ser virgen

En un caso que parece sacado de un relato mágico, una dragona de agua china (Physignathus cocincinus) ha tenido huevos fértiles y hasta una cría a pesar de no haber tenido acceso a machos durante varios años. El extraño caso de partenogénesis ha sido reportado recientemente en la revista PLoS ONE, según recoge el autor original de este artículo Victor Román en N+1 y comparte Paula Dumas para Periodista Digital

La partenogénesis es un proceso por el cual las células sexuales femeninas se desarrollan de manera reiterada, a pesar de no haber sido fecundadas por un macho. Este tipo de reproducción ya ha sido descrito en otras especies como en gallinas, pavos silvestres, dragones de Komodo o tiburones; pero esta es la primera vez que se registra en el dragón verde y la familia de lo agámidos, que incluye unas 400 especies de reptiles de varios continentes.

De acuerdo al estudio, un equipo de científicos del Smithsonian Conservation Biology Institute (SCBI) en EE UU registró como una hembra de dragón verde pasó varios años aislada, hasta alcanzar la madurez sexual, en el Smithsonian’s National Zoo en Washington. La hembra había nacido en 2006 en el Zoológico de St. Louis.

La vida se abre camino
Luego, el 2009, la dragona empezó a poner huevos, pero éstos eran desechados porque se pensaba que no estaban fecundados. Sin embargo, en 2015, cuando los cuidadores empezaron a incubarlos para un proyecto de investigación sobre la fertilidad de los reptiles, se dieron con la sorpresa de que algunos de estos huevos contenían embriones completamente desarrollados pero muertos en sus cáscaras. Finalmente, al año siguiente nació la primera cría viva.

“Solo pesan unos cuatro gramos cuando eclosionan, el equivalente a cuatro clips. Tomamos una muestra de ADN de su mejilla y lo enviamos a nuestro laboratorio de genómica para que lo analizaran”, explica Kyle Miller, autor del estudio. Los resultados del análisis genético de la madre y de la cría, que resultó también ser hembra, confirmaron la partenogénesis.

La cría no era genéticamente idéntica a su madre porque solo tenía una de sus dos copias genéticas, y solo poseía uno de los alelos presentes en el genotipo de la madre. “Si se hubiera producido la fusión entre óvulos y espermatozoides, la descendencia tendría dos alelos. Nos quedó muy claro que los huevos de la madre se desarrollaban y se convertían directamente en descendencia sin la ayuda de un macho”, explica Robert Fleischer, director del Center for Conservation Genomics del SCBI y coautor de la investigación.

El año pasado eclosionó otra cría, pero murió al poco tiempo debido a una obstrucción gastrointestinal. La dragona sigue poniendo huevos, aunque la mayoría de los embriones nunca llegan a desarrollarse para finalmente eclosionar.

“Aún no sabemos con certeza por qué los huevos fértiles tienen una tasa tan baja de éxito y no llegan a término, pero podemos especular que debido a que heredaron una copia de cada alelo de su madre, algunas de ellas pudieron ser perjudiciales o letales”, explica Fleischer. Aunque cada individuo puede tener mutaciones en su ADN, por lo general son recesivas, así que solo serán problemáticas para aquellos animales que tengan ambos alelos con mutación o para los que nacen por partenogénesis. “Ese alelo recesivo expresado podría causar la muerte del animal”, añade.

En 2017 se registró el caso de una hembra de tiburón cebra, la cuál se reprodujo a través de partenogénesis. Anteriormente, solo habían sido documentados hasta entonces los casos de una raya águila y una boa constrictora, ambas en cautiverio, que habían cambiado su método de reproducción al asexual.

Video: La sangre del dragón de Komodo lo resguarda de los peligrosos microbios que lo rodean

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído